Carta a las escuelas y profesores

"Pensar en la salud mental de nuestros hijos, también habla del nivel educativo y del compromiso de sus profesores y escuela para con ellos. Los niños no alcanzan a terminar una guía y les mandan otra", plantea en la carta una apoderada antofagastina.

Estimada Escuela y Profesores. Me dirijo a Uds, no con el afán de molestar o causar polémicas. El motivo de la presente es para dar a conocer la condición escolar y familiar, no sólo de mi hijo, sino que también de muchos en el curso, en la escuela o a nivel nacional. Hablar del tema psicológico y académico que están pasando nuestros hijos.

Ellos vienen con un déficit del año pasado, debido al estallido social, y ahora el Coronavirus. Debido a lo último los niños están con un gran estrés, ellos se ven en la obligación de cumplir con tareas, guías, sin entender muchos lo que están haciendo. No hay respuesta de los correos a quienes se les hace las preguntas, solo envían material y todo en menos de una semana.

Muchos padres no entienden de qué se trata, tienen que ir a trabajar a pesar de la cuarentena o cumplir con el horario de trabajo de manera online. Ninguno se ha puesto en el lugar del niño de cómo está su situación emocional. Muchas familias quedaron sin trabajo, pagan arriendo, tener para alimentarse día a día. Y ustedes sólo piensan en lo académico.

Pensar en la salud mental de nuestros hijos, también habla del nivel educativo y del compromiso de sus profesores y escuela para con ellos. Los niños no alcanzan a terminar una guía y les mandan otra. Hay hogares en que no hay quién les explique y en los que hay, aveces no comparten.

¿Consideran ustedes que serán justas las notas con las que evaluarán a nuestros hijos? Pienso de corazón que en estos momentos, la prioridad es otra.

Estoy de acuerdo con que los niños no deben perder el ritmo de estudios, pero enviar tanto de una vez, no corresponde. Se que los profesores deben seguir haciendo su labor, pero sólo pido un poco más de conciencia al enviar sus trabajos.

Hay familias que en estos momentos no la están pasando bien. Sólo, vuelvo a repetir, hay otras prioridades más urgentes. Falta contención y compresión en todo sentido.

Por Jenny Andrea Cabrera, apoderada de Antofagasta