Reducción de la inversión y baja en el consumo: efectos de la pronosticada recesión en Antofagasta

Decano de la Facultad de Economía y Administración de la UCN, Dr. Dusan Paredes, analiza el complejo escenario que enfrenta la región a raíz de la pandemia COVID-19 en la actividad productiva.

Foto: UCN

“En el caso de la región de Antofagasta, y del país en general, se pronostica una reducción de la inversión cercana al 10%.  Después de la gran depresión del año 1929, esta sería probablemente la más compleja recesión que se haya desarrollada a nivel mundial”. Así lo explica el decano de la Facultad de Economía y Administración (FACEA) de la Universidad Católica del Norte (UCN), Dr. Dusan Paredes Araya, quien se refirió a los efectos y al complejo escenario que plantea la pandemia COVID-19 en la zona.

El especialista indicó que la situación también considera una baja proyectada del consumo en torno al 2%, lo que muestra un entorno donde el gasto de las personas estará orientado a insumos básicos mientras dure la crisis sanitaria.

En este contexto, planteó que gran parte del tejido productivo de la región, en especial la minería e industrias asociadas, se verán afectadas. “En la medida que los países comiencen a prescindir de insumos como el cobre, disminuirá la demanda y el precio inevitablemente bajará, lo que afectará a la economía local”, enfatizó.

En este contexto, explicó que durante un tiempo los países industrializados no invertirán en materias primas, sino más bien redestinarán su gasto y dinero a amortizar los efectos de la pandemia en sus respectivas naciones.

Esta situación, resalta el especialista, producirá una serie de efectos colaterales. “Las empresas comenzarán a desvincular a sus trabajadores y prescindirán contratos con sus colaboradores, lo que desencadenará una reacción en cadena en otros sectores”, puntualizó.

Medidas

Para revertir los efectos negativos, el Dr. Paredes explicó que es necesario que el sector privado invierta, pero este escenario se ve difícil, porque muchas empresas están al límite o quedarán sin dinero.

Agregó que muchos países se han visto obligados a usar sus ahorros o adquirir deuda para enfrentar la emergencia. “Chile está en una encrucijada; la intervención hasta el momento ha sido mesurada, y el gobierno está orientando sus esfuerzos hacia la reactivación económica, en contraposición a otros países que están adquiriendo deuda”.

Explicó que existen naciones que están invirtiendo en proteger a sus trabajadores y pequeñas y medianas empresas (Pymes), agregando que, en este contexto, la estrategia de Chile en general ha sido recatada.

“La crisis del 29 nos dejó una gran enseñanza: el Estado debe cumplir un rol más activo. Es difícil saber cuánto durará la recesión, pero por lo menos este año y el próximo su impacto será tremendo”, aclaró.