San Pedro de Atacama en su hora más oscura por los efectos económicos del Covid-19

El 90% de su población vive del turismo hoy inexistente. Cámara de Comercio local califica la situación como un desastre y asegura que en junio el escenario “será catastrófico”. A lo anterior de suma el aumento de robos y personas que han debido ir a vivir a tomas por no poder pagar su arriendo. Este es el complejo escenario que vive una de los que era el segundo destino turístico más visitado del país.

Foto: SoyCalama.cl

A diferencia de cualquier otra comuna de la región de Antofagasta -y solo comparable con un par de casos a nivel país- San Pedro de Atacama concentra su actividad económica en una sola, el turismo. La misma que está paralizada desde el 18 de marzo tras una decisión del mundo público y privado local para evitar un brote de coronavirus en el pueblo, el cual- de acuerdo a sus estimaciones- podría poner en riesgo la vida de 400 adultos mayores. Sin embargo, hoy este destino turístico reconocido a nivel internacional va encaminado a una crisis económica sin precedentes.

«¡Es un desastre!», exclama Eduardo Yanjari, Presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de San Pedro de Atacama. Y tal diagnóstico se explica pues el 90% de sus habitantes vive directa o indirectamente de esta actividad económica.

Un ejemplo de aquello es el comedor abierto que implementaron en la comuna el cual alimentaba solo a 25 personas en situación de calle, pero hoy suman a otras 25 personas para quienes esta realidad era impensada antes de todo esto. «Hay mucha gente que vivía del día a día y hoy no tienen ingresos, por lo que esa gente no tiene qué comer (…) no vamos a dar abasto de aquí a unas semanas más», explica Yanjari.

¿El fin del turismo?

A diferencia de lo que se pueda pensar, gran parte de los negocios turísticos que están en San Pedro de Atacama corresponden a medianas, pequeñas y micro empresas. Si bien, algunas de ellas ya han tenido que cerrar sus puertas pues no han podido generar recursos para mantenerse, el punto más crítico -advierte Yanjari- se vivirá en un par de meses más.

«De aquí a mayo o junio será catastrófico. Necesitamos tener una solución inmediata. Sabemos que no hay gobierno que esté preparado para esta situación pero tenemos que mirar el turismo como una industria (…) Si matamos el turismo quedará mucha gente cesante y por lo tanto cuando llegue el momento de reactivarse no vamos a tener la suficiente capacidad para hacerlo», advierte el líder gremial.

  • ¿Cómo se llegó a esto tan rápido? 

Entiendo que todo el mundo sufre por esta pandemia pero uno de los sectores más golpeados es el turismo. Por lo menos en las ciudades donde hay diferentes actividades económicas podemos ver que la gente de una u otra manera tendrá un sustento pasando esto, en cambio el turismo es distinto. Aquí no vamos a tener turistas hasta por lo menos enero -si esto se calma- y de lo contrario, hasta mediados del próximo año. Sin embargo, la actividad con los extranjeros que es el fuerte de San Pedro no se reactivará de aquí a dos años más.

  • ¿Cuándo comenzó a colocarse el camino más complejo para el turismo local?

Nosotros venimos arrastrando un tema desde el año pasado con el invierno altiplánico donde quedó un desastre del cual nos costó pararnos. Justo estábamos en ese proceso cuando vino toda la contingencia social que partió en octubre del año pasado. Ahí se empezó a calmar en el verano porque antes muchos extranjeros cuando empezaron a ver esta situación prefirieron no venir a Chile.

Ya en el verano se empezó a calmar e igual se estaba moviendo un poco pero el 16 de marzo tras una reunión con las autoridades para analizar la situación en la comuna optamos a contar del 18 de marzo el cerrar todos los sitios de visitación más que nada para proteger a nuestra población más adulta.

  • ¿Les han servido las medidas anunciadas por el gobierno?

Las medidas que se han entregado a través del gobierno no son las adecuadas pues se está pensando de aquí a tres meses. El gobierno dijo que se iba a atrasar el pago del IVA en tres meses, las contribuciones igual, los bancos también están tirando todo a tres meses, pero nosotros calculamos que por lo menos de aquí a ocho meses más cuando se reactive el verano quizás lleguen algunos turistas pues si esto no se calma no va a llegar nadie.

  • ¿Qué capacidad hotelera es la que actualmente está ocupada en San Pedro de Atacama?

Nada. Prácticamente está en cero. Han llegado esporádicamente uno que otro turista pero se les ha pedido que se vayan pues no queremos que traigan contagios y además todos los sitios de visitación están cerrados. Prácticamente la actividad turística en San Pedro de Atacama está parada al 100%.

  • Por lo general esto esta golpeando no solo a las personas de menos recursos sino también a sectores de clase media ¿eso lo están viviendo también con sus asociados en San Pedro de Atacama?

Por su puesto, absolutamente. La gran mayoría de las empresas que trabajan aquí, casi el 90%, son Pymes o microempresas familiares y por lo tanto al no tener ingresos se les fue el sustento diario. Además, tenemos deudas con los bancos donde la única solución que te entregan es aplazar todo a tres meses donde tienes que sacar un nuevo crédito por esas tres cuotas que vas a prorrogar para pagarlas al final. Pero nosotros en tres meses no vamos a tener ingresos, eso es seguro.

  • Entonces no estamos hablando de una actividad económica sino de la economía del pueblo la que está en juego.

Exactamente. No es solo un sector dentro del pueblo pues todo funciona en relación al turismo. Lo conversábamos con el alcalde pues la gente del pueblo no ha tenido la capacidad de pagar las patentes entonces hasta el municipio está complicado con los ingresos pues un municipio pequeño que depende del pago de patentes.

La seguridad y tomas

A lo anterior se suma otro factor, la ausencia de Fuerzas Armadas para controlar el toque de queda. De ahí, que se han comenzado a registrar robos que anteriormente eran poco comunes, asegura Yanjari.

«Este fin de semana hubo un robo en el colegio porque la gente está desesperada. Han robado almacenes en las noches y se nos está complicando la situación porque la gente necesita alimentación y la que está en el lado delictual se aprovecha del toque de queda y todo.

  • ¿Existe alguien que controle el toque de queda en San Pedro de Atacama?
  • No, nosotros no tenemos Fuerzas Armadas sino solamente Carabineros pero esta dotación es baja porque hay que considerar que al ser pueblo fronterizo no solo cumplen funciones de cuidado ciudadano sino también tienen que vigilar la frontera y tienen muchas otras labores. Entonces, desgraciadamente no dan abasto. Hemos conversado con el mayor y le hemos pedido que puedan traer militares para que ayuden.

Otro de los rostros donde se comienza a evidenciar esta crisis que comienza a enfrentar el pueblo es el aumento de personas en las tomas el cual va creciendo paulatinamente, explican en la cámara de comercio local pues «hay gente que no tiene cómo pagar el arriendo».

  • ¿Se han detectado abusos en esta y otras materias?

Hay gente inescrupulosa que ha empezado a vender terrenos a la gente que no tienen muchos conocimientos en valores que van desde los 500 mil hasta el millón de pesos. Esto es lo más trágico pues como la gente hoy no tiene, prefiere invertir todos sus ahorros para poder tener algo donde vivir mientras pase todo esto.

Otro de los factores que vemos es el sobreprecio que tienen los productos. El libre comercio se aprovecha de todo esto en vez de ser una mano que ayuda a los que quedaron sin trabajo. Están especulando con los precios. Por ejemplo, un bidón de agua de 20 litros antes costaba entre 2.600 y 2.800 pesos pero ahora vale 4.500.