San Pedro de Atacama: La burbuja ha explotado

Por Artidoro Aguilar Espinoza, Director Asociación Gremial Sustentables A.G. – Coordinador Regional Centro de Pensamientos en Políticas Publicas Región de Antofagasta.

Sin turismo no existe San Pedro de Atacama. Las problemáticas sociales y económicas (sin ingresos, sin empleos) son más profundas acá en nuestra comuna que en otras, ya que nos dedicamos al turismo los 365 días del año. Por ello, es que necesitamos una preocupación especial por parte de las autoridades nacionales y locales.

La crisis, la definiremos como una gran dificultad, que nos lleva para empezar a la confusión, al desacuerdo. Es peligrosa y produce sufrimiento sino podemos salir de ella. Es una mutación de diferentes otras crisis, como la emocional, la existencial, la social, la económica, entre otras. La crisis se desenvuelve y produce caos en esa supuesta realidad estructurada.

San Pedro de Atacama es parte de la industria del turismo a nivel global, recibe turistas (o lo hacía) de los más diversos lugares del planeta. Un poblado con una vida cosmopolita, con una gran riqueza cultural y paisajística. Donde gracias a la iniciativa privada de sus habitantes y residentes emergió como un destino turístico imperdible a nivel internacional.

Nos transformamos en Imagen País a lo largo de estos últimos veinte años. En las últimas décadas, la industria turística mundial ha experimentado muchas crisis y desastres, incluidos ataques terroristas, inestabilidad política, recesión económica, bioseguridad, amenazas y desastres naturales. Sin embargo, San Pedro de Atacama vivía como una isla, a la cual no llegaban las olas con gran tamaño, más bien, no veíamos que la marea subiera. Estábamos preocupados de consolidar un destino, de invertir en nuevos servicios y generar más y mejores atractivos turísticos.

Chile podía tener crisis financieras, políticas, estallidos sociales y antisociales, pero nuestro poblado y sus localidades funcionaban y generaban ingresos para sus familias, para las personas que hicieron de San Pedro de Atacama su hogar y su emprendimiento. Lamentablemente, con la crisis sanitaria mundial esto ha cambiado. Vivíamos en una burbuja, y esa burbuja ha explotado, y con el Covid19 estamos hoy muy indefensos al no saber qué hacer y cómo seguir.

Esta crisis económica que comienza a verse para Chile y San Pedro de Atacama es y será muy compleja, sin precedentes y con una incertidumbre total. El turismo en nuestra comuna representa el 90% de la actividad económica, sin turismo estamos aislados y no existimos en el mapa. Por otra parte, la crisis social para la comunidad San Pedrina será muy profunda, brutal y dramática, y esas consecuencias son las mayores preocupaciones que debemos afrontar.

Quienes trabajamos en turismo lo hacemos de manera independiente, miles de microempresarios/as, pymes, trabajadores; muchos a través de honorarios, en su mayoría los trabajadores lo hacen sin contratos y sin resguardo. Y no podemos quedarnos de brazos cruzados, miles de familia lo están pasando mal ahora y en los meses que se vienen. Es por ello, que necesitamos que las autoridades generen junto a la comunidad planes de mitigación y ayuda real a quienes hoy no tienen un empleo y no pueden generar ingresos en un pueblo que está cerrado en su principal actividad productiva.

Sin turismo no existe San Pedro de Atacama. Las problemáticas sociales y económicas (sin ingresos, sin empleos) son más profundas acá en nuestra comuna, que, en otras, ya que nos dedicamos al turismo los 365 días del año. Por ello, es que necesitamos una preocupación especial por parte de las autoridades nacionales y locales.

Por ser una comuna que se encuentra aislada y sin ingresos ni empleos se deben generar 3 principales acciones, lo primero es que debemos solicitar como comunidad organizada subsidios al arriendo habitacional, al agua y a la luz domiciliaria para los trabajadores/as del turismo. Creo que esto es fundamental por lo menos unos cuatro meses.

Segundo, ir abriendo de manera progresiva el colegio y el liceo para miles de estudiantes que necesitan educación y alimentación, garantizando sus condiciones de salud, y que se pueda desarrollar esto sin un riesgo para ellos, ni para sus apoderados y docentes. como así mismo, un municipio en terreno y su atención de personas de manera presencial.

Y tercero, un Fondo para el Pago de Proveedores e Inversión para trabajadores independientes, microempresas y pymes locales. Creo que la salud de las personas es lo más importante, así mismo, es de la mayor importancia no caer en una recesión económica, con todos los efectos sociales que ello conlleva.

Como Pueblo debemos sentarnos a trabajar y planificar, con objetivos claros y realizables al corto plazo. Debemos construir y seguir Protocolos Sanitarios y Planes de Manejo para la reapertura del turismo en la comuna. Debemos tener el propósito de abrir nuevamente los parques, los sitios turísticos, restaurantes, hotelería, agencia de viajes, de manera responsable y segura tanto para nuestra población como para quienes nos visitaran nuevamente.

La crisis, también puede ser definida como un cambio, una oportunidad de parar, de analizar la estructura organizada y construir un camino distinto. Lo bueno lo mantenemos, lo que nos da angustia lo reformamos, comenzando de una base, nunca de cero. La crisis nos proporciona la habilidad de buscar las respuestas que no entiendes, interactúa entre el ser o no ser, se ubica entre un antes y un después.

Por otro lado, debemos liderar e influenciar en la toma de decisiones; para gestionar esta crisis y mitigar su impacto, suministrar estímulos y acelerar la recuperación de los ingresos y los empleos, de los trabajadores y de las microempresas, prepararnos para el mañana. Solo debemos tener la voluntad de escucharnos, trabajando unidos, buscando lo mejor para todos.

La incertidumbre que tenemos referente a esta crisis social y económica producto del Covid19 es de la mayor importancia. Hoy debemos preocuparnos de cómo viviremos esta crisis y de qué forma nos levantaremos para volver en unos meses a trabajar en el turismo Local. Y lo más importante de todo, no cometer los mismos errores y generar un compromiso para que podamos construir un futuro y un destino sustentable, crecer y vivir en una comunidad integrada, donde todos estemos resguardados y protegidos.