Sandra Berna: «El turismo no se reactiva de un día para otro»

La Consejera Regional y exalcaldesa del lugar analizó la crisis que vive en San Pedro de Atacama e indicó que es un buen momento para cambiar la forma de hacer turismo hacia uno más respetuoso con el medioambiente.

Sandra Berna
Sandra Berna | Foto: Diario En la línea

Fue 22 años alcaldesa de San Pedro de Atacama en una época donde el turismo era una industria inexistente. Sandra Berna llegó a vivir en 1976 a la que entonces era solo una localidad que cuatro años después sería creada oficialmente como comuna. «El año 80 cuando la crearon era un lugar de extrema pobreza», recuerda.  

«En el pueblo trabajábamos en las azufreras, pero todo eso se acabó cuando cerraron. También estaba la agricultura o mirar hacia Calama para trabajar allá (…) Cuando llego a la alcaldía teníamos recursos muy limitados. Competíamos con Ollagüe y Sierra Gorda y de ahí tuvimos que aprender a mirar a la comuna de forma distinta. Entonces vimos en el turismo una luz de esperanza. Con las patas y el buche le pusimos «comuna turística». Más adelante le pusimos astronómica y así le fuimos colocando títulos mientras íbamos creciendo. Tuvimos que dejar las ovejas y empezar a facturar. Fueron muchas cosas que pasaron para dedicarnos al turismo», asegura Berna.

Eso sí, hace un mea culpa. Asegura que cuando comenzaron a liderar esta transformación en San Pedro de Atacama hacia la actividad que hoy la posiciona como el segundo punto más visitado en Chile después de las Torres del Paine, fue sin vislumbrar que décadas después esta industria estaría desatada, como lo califica.

Una oportunidad de cambio

Respecto a la crisis que enfrenta hoy la comuna, la exalcaldesa asegura que una de las formas de afrontarlo es reactivar un Plan Comunal -a cargo del Municipio- donde se sienten todos los actores y puedan analizar la situación junto con reestructurar la ciudad.

«Creo que es el momento de una re-ingeniería y empezar a dar esperanza pues hoy la gente está desesperanzada. Hoy el turismo no se reactiva de un día para otro. Con recursos no van a reactivar el turismo pues se atiende a personas que vienen de distintas partes y si hoy esta pandemia sigue, San Pedro seguirá en este estado estático (…) Tenemos mucho que prepararnos para la nueva época de san Pedro de Atacama pero no estar ahí sin hacer nada. Discúlpenme pero aquí hay un actor principal, la municipalidad. Las comunidades indígenas, también. Todos son importantes, todos suman, nadie sobra», asegura.

  • ¿A qué se refiere con una nueva época para el turismo en la comuna?
  • Me refiero a un turismo no tan invasivo. Un turismo con una mirada al respeto del medioambiente. No puede ser que todos estos jóvenes que quedaron sin trabajo ninguno tuviera un contrato pues se hace un turismo así no más. Entonces como pagan al día y es alta la demanda los jóvenes van y trabajan pero ahora pasó que muchos de ellos no imponen, no tienen contrato y esas cosas no pueden ser (…) Tiene que haber un estudio de capacidad de carga donde el turista pueda disfrutar de la belleza de San Pedro de Atacama pero no masivo.
  • ¿Se tiene que profesionalizar la industria del turismo?
  • Exactamente. En otro países lo hacen y nosotros también podríamos hacerlo. Este es el momento para hacerlo y pensar que San Pedro de Atacama es una belleza incalculable, es hermoso y hay que cuidarlo y para eso lo masivo daña. Hay que cuidarlo para que muchos hijos más puedan venir a disfrutar de esta belleza de lo contrario vamos a destrozarlo todo.

«Guagua que no llora»

Pese a evitar entrar directamente en una crítica a la actual administración municipal, sí le es inevitable pronunciarse sobre el rol que la casa consistorial está tomando en esta crisis. «Creo que deben empezar a preocuparse más de este tema pues no es algo solo del gobierno, los municipios son para apoyar y sacar adelante los temas de su comuna. No podemos esperar que el Estado nos venga a hacer las cosas, nosotros tenemos herramientas y tenemos que ejecutarlas. Y ahí siento que falta mucho. Y como dice el dicho: «Guagua que no llora, no mama», y San Pedro de Atacama hoy está muy quieta, indica. 

  • Por las particularidades propias de San Pedro de Atacama ¿está en juego la economía del pueblo?
  • La principal actividad para el pueblo es el turismo pero si nosotros fuéramos más egoístas estaríamos muy callados porque además las comunidades indígenas tienen la agricultura, que quizás mejorando el terreno empezamos con eso o la ganadería. Acuérdese que todavía en Toconao está la fruta y el vino, están las mineras. Hay cosas que se pueden mover por ahí, pero la gran escala es el turismo. Las comunidades con sus recursos y la administración de sus territorios hoy están apoyando pues de lo contrario esto sería peor. Están aportando con cajas de alimentos y ollas comunes, pero esto es más que eso.