Alcaldesa Karen Rojo: «El hambre ya está presente en Antofagasta»

En una época normal en la comuna de Antofagasta se repartían 2 mil canastas de alimentos al año para las familias más vulnerables. Hoy, en solo dos días, son 16 mil las personas inscritas para recibir esta ayuda social del municipio. La alcaldesa de Antofagasta ahondó sobre la grave crisis económica que ya se comienza a palpar en la ciudad.

Pese a que no existen permisos especiales para este trámite, e incluso arriesgan multas quienes incumplen la cuarentena sin este documento, eso no ha impedido que todos los días llegue mucha gente hasta el municipio de Antofagasta con un solo propósito: pedir ayuda social. Así lo comenta la alcaldesa de Antofagasta Karen Rojo quien en conversación con Timeline.cl abarca la cara más dura del impacto económico que se está viviendo hoy en la comuna y ante el cual solo existe una certeza: Irá aumentando durante las próximas semanas.  

Ha sido tan explosivo el incremento de quienes recurren municipio por una canasta básica de alimentos y otros subsidios para pagar el gas y prontamente la luz que si en un época normal se entregaban a 2.000 personas al año, ahora solo en 48 horas la cifra bordea los 16.000 inscritos.

«Imagina que incluso limitamos el grupo beneficiado a mayores de 70 años, discapacitados, cesantes y jubilados. Es decir, va a quedar mucha gente fuera (…) Se viene un escenario muy complejo y de alta incertidumbre», adelanta Karen Rojo.

  • Las personas que están solicitando ayuda social responden exclusivamente a un grupo históricamente más vulnerable o ya se observan a antofagastinos de clase media?

Efectivamente se ve a gente de clase media. Esto lo venimos sintiendo desde que comenzó el estallido social. Hemos visto a padres y madres que estaban muy bien económicamente hablando y se encuentran de la noche a la mañana sin poder darle comida a sus hijos. Eso nos ha llevado a que cuando hacemos este tipo de iniciativas sociales he dejado fuera la Ficha de Protección Social (FPS) pues venimos arrastrando un problema social que incluye a clases vulnerables, y hoy con mayor fuera a la clase media.

  • ¿Cree que la Ficha de Protección Social se debiera eliminar a nivel nacional dada esta realidad que se debe estar repitiendo en todo el país?

Sí, ya se requiere un análisis superior. A pesar que no hace mucho hicieron una modificación, la Ficha de Protección Social quedó obsoleta hace bastantes años. De hecho, para las becas escolares no la consideramos en un 100% y solo la solicitamos para acreditar que el vecino vive en la comuna de Antofagasta pues aquí los indicadores de esta ficha son las mismas que miden a gente de la región metropolitana y del sur, pero tenemos una situación completamente distinta, es la ciudad más cara de Chile, tenemos problemas para adquirir viviendas, los sueldos son distintos. Entonces es injusto.

  •  ¿Qué presupuesto tienen para asistencia social?

Nosotros no tenemos ni un peso. Cada vez que encontramos recursos es porque la Dideco (Dirección de Desarrollo Comunitario) ha tenido que dejar de hacer programas o actividades proyectadas inicialmente para este año y se han tenido que inyectar los recurso para asistencia social. En todos los concejos municipales estamos llevando a votación iniciativas para comprar canastas familiares o insumos de limpieza. Siempre estamos viendo de qué ítem podemos sacar dinero para hacernos parte de los vecinos con esta ayuda social que si bien no soluciona el problema de fondo, les permite comer por cuatro días.

  •  ¿Qué rol debiera tener el gobierno en esta materia?

Tiene que haber un trabajo muy fuerte del gobierno en materia de credibilidad para que las empresas se puedan instalar e invertir, generar trabajos. Se deben hacer conexiones con el mundo privado para retomar pronto la estabilidad económica que nuestro país necesita para poder funcionar. Tampoco creo que el Estado pueda soportar todas las necesidades que estamos viviendo con esta pandemia, no hay país que aguante. Entonces la forma inteligente de hacerlo es incentivar la empleabilidad para que los antofagastinos y antofagastinas puedan llevar el sustento económico a sus hogares.

  • ¿Cree que el hambre será el principal desafío que se viene producto del efecto económico colateral del coronavirus?

El hambre ya está presente en Antofagasta. Imagina que en la municipalidad hoy no debería estar nadie tras estas puertas pues estamos en cuarentena. Sin embargo, hay gente que está pidiendo comida, se están muriendo de hambre. Yo haría lo mismo, pues imagina quien no tiene qué comer entonces da lo mismo que me multen pues estoy buscando ayuda. Hasta 50 millones de pesos cuesta una multa por transitar por las calles en cuarentena pero hay hambre de por medio y ante eso no se puede ser indiferente. Es necesario inyectar recursos para por lo menos estos días poder los municipios hacernos cargo de esta necesidad pues no es al gobierno regional a quien van a buscar los recursos, van a los municipios. Tenemos la disposición pero no nos dejen solos, no tenemos los recursos.

  • ¿Estamos cerca de ver ollas comunes?

Ya se ven. Y nosotros que estamos todos los días en terrenos se ve como está pasando hambre la comunidad y es doloroso. Lo vemos cada vez que vamos a repartir pan a la gente que hemos detectado con deficiencias económicas muy grandes. El día viernes vamos a llevar una iniciativa de alimento a los domicilios de la gente a la cual ya le estamos entregando pan gracias a la colaboración de un restaurante que permitirá abastecer a 30 familias que la componen en promedio cuatro personas; es decir, se alimentarán 120 personas este viernes. Son ayudas necesarias. La gente se está muriendo de hambre y eso no puede generar indiferencia pues hay vecinos que están haciendo ollas comunes para quienes más lo necesitan en sus barrios.