Apoderados del Colegio San Luis de Antofagasta llegaron a la justicia para exigir descuentos

"Lo que explotó este tema es la intransigencia del colegio", aseguró Patricio Rojas, vocero de este grupo de apoderados que presentó un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Antofagasta. Mismo camino que hace pocas semanas tomaron sus pares del Colegio San Esteban acusando razones similares.

Foto referencial

Los ánimos están tensos al interior del Colegio San Luis de Antofagasta. Por un lado está la directiva, por otro el Centro General de Padres, mientras que también existe un grupo de apoderados quienes decidieron acudir a la justicia para exigir que el emblemático establecimiento haga un descuento en el arancel debido a la forma en la cual se está prestando el servicio a sus hijos. Acción se tradujo en un recurso de protección interpuesto en la Corte de Apelaciones de Antofagasta y que firmaron más de 230 apoderados. Sin embargo, la historia comenzó mucho antes.

Patricio Rojas, vocero de este grupo de apoderados, conversó con Timeline.cl contando que hubo un quiebre con el Centro General de Padres del San Luis lo que motivó que iniciaran un camino propio para exigir este descuento y que en primera instancia se tradujo en una carta a la plana mayor del establecimiento que firmaron más de 500 apoderados de un universo cercano a los 750, asegura.

«Esto surgió espontáneamente donde enviamos un petitorio a la administración del Colegio un poco más avanzada en términos de lo que queríamos que era un descuento (en ese momento del 30%), que los intereses y reajustes no se aplicaran en este periodo y que se mejorara mucho la plataforma virtual donde están trabajando los alumnos», indica.

La reunión y el portazo

Tras el petitorio finalmente tuvieron la reunión que querían con la administración y que Rojas recuerda como muy fructífera. «Se avanzó y pensamos que todo tendría un pronto final pero a los pocos días nos llaman desde rectoría y nos dicen que no van a conversar más con nosotros pues todo lo canalizarán ante del Centro de Padres y que si teníamos algún problema lo habláramos a través de ellos. Esto hizo que la mayoría de los apoderados se indignara».

Desde ahí la relación entre los actores del colegio se quebró. Si bien el establecimiento les habría indicado que el ahorro que estaría teniendo el recinto por las clases presenciales bordeaba el 12%, estos se irían destinados a un fondo para beneficiar a padres que estuvieran muy mal económicamente, previa postulación a este beneficio. «Lo encontramos fantástico pues tiene descuentos de 10, 15 o 20% del arancel, pero eso es mínimo. Hay que postular y mandar muchos documentos», critica el vocero.

«No hay voluntad por acercarse a lo que nosotros consideramos un pago justo por el servicio que se nos está dando. Además, queremos que ese descuento sea en general para todos. Nosotros decimos que se aplique (hoy) el 12% para todos los apoderados. Estamos totalmente abiertos a buscar una solución. Pero no entendemos el motivo por el cual el Colegio se cerró al diálogo y nos cerró la puerta. Acudimos inclusive al presidente de la fundación del Colegio San Luis y nos manifestó lo mismo. Nos acusaron de querer destruir el proyecto educativo, lo cual es falso. Si quisiéramos destruir el proyecto educativo mejor nos vamos», asegura.

Las clases online

El otro descontento entre los apoderados -indica Rojas- se centra en la calidad de las clases online que está prestando el Colegio San Luis. Asegura que no se hicieron las mejoras comprometidas y que muchos padres no saben cómo acompañar este proceso educativo desde sus hogares.

«Seguimos con clases bastante improvisadas. Nosotros entendemos el contexto pero uno también tiene que avanzar a solucionar las cosas donde se prometió un avance sustantivo, pero los padres y apoderados no hemos visto tantos», agrega.

A lo que suma que «los apoderados están molestos con el servicio que se está entregando. Entendemos la causa pero resulta que ahora nosotros somos los profesores que tenemos que estar enseñándole a nuestros hijos, invirtiendo en comprar las fotocopias, y las cosas que hay que hacer. Hay muchos padres que no tienen el tiempo para esto o simplemente no saben cómo ser profesores».

La justicia

Fue a raíz de todo lo anterior que finalmente este grupo decidió presentar un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Antofagasta que fue firmado por 230 apoderados esperando lograr que el Colegio San Luis ceda al petitorio.

Esta sería la segunda acción de este tipo interpuesta en la capital regional. El primero fue interpuesto por el Centro General de Padres y Apoderados del Colegio San Esteban quienes -bajo argumentos similares- buscan que el sostenedor traspase los ahorros que está teniendo por las clases presenciales en un descuento real para quienes tienen a sus hijos en dicho lugar en un año escolar que a nivel país no se observan luces de volver pronto a la normalidad.