Carta de las familias y trabajadores despedidos de LATAM

Don Roberto Alvo, CEO de LATAM le pedimos su atención. Nosotros somos trabajadores, padres, madres, hijos y hermanos, parte de las 1.400 familias que quedamos sin trabajo desde el pasado viernes 15 de mayo. Hoy, queremos dirigirnos a los directivos y gerentes de LATAM, rogando que se re evalué esta decisión, más aún en estos difíciles momentos de pandemia, de problemas económicos y desempleo.

Sabemos que el sector aeronáutico está pasando por un momento complejo por la escasez de vuelo, que la empresa LATAM está solicitando recursos al Estado, pero con humildad, pensamos que lo más importante para nuestra empresa es poder resguardar los puestos de trabajo en este difícil momento, algo que se comprometió al aplicar el recorte del 50% de nuestros salarios.

Somos familias, tenemos hijos/as, y que debemos continuar pagando estudios, salud, que tenemos deudas, como la gran mayoría de las familias chilenas, y esta situación de quedar sin trabajo, en pleno auge de la pandemia, con el desempleo aumentando, nos deja en la incertidumbre total, sin poder estar tranquilos ni saber qué decirles a nuestros hijos/as.

Pedimos encarecidamente a la empresa, que se ponga en nuestro lugar y en quienes nos rodean. ¿Cómo vamos a poder solventar a nuestras familias? ¿En verdad no existe otra alternativa más que dejarnos sin nuestra fuente laboral?

El 30 de abril vimos en las noticias que los accionistas de nuestra empresa LATAM se repartieron 57 millones de dólares, pero no entendemos cómo es que, para nosotros y a nuestras familias no se puede destinar una parte de esos recursos. ¿No se podría haber utilizado alguna parte de estos USD$57 millones para mantener los sueldos de las familias? ¿Crear algún fondo de emergencia? Con menos de 1 millón de dólares se podría pagar 3 meses de salarios para las 290 familias que en Chile quedamos sin nuestro sustento.

No pedimos más, solo poder seguir trabajando para el futuro de nuestras familias y el de todos nuestros compañeros. Pedimos la reincorporación de todos, y que don Roberto Alvo y la gerencia puedan reconsiderar las decisiones que se están tomando. Esperamos de todo corazón que esta decisión pueda ser revertida y volver a nuestros puestos de trabajo. Quedamos atentos a su respuesta, Nos despedimos cordialmente.

TRABAJADORES DESPEDIDOS DE LATAM Y SUS FAMILIAS.