Día de la Familia, oportunidad para reflexionar

Columna de Katharina Jenny, Gerenta General FCAB

Katharina Jenny
Katharina Jenny, Gerenta General FCAB

Estos días tan difíciles que estamos viviendo en torno a la pandemia de coronavirus han sido una prueba muy fuerte para las familias en la Región de Antofagasta. Desde la semana pasada y por lo menos siete días más, afrontamos una cuarentena obligatoria en el radio urbano de Antofagasta y la comuna de Mejillones, y debemos atender en todos los casos necesarios y posibles, el llamado de confinamiento para cuidarnos y proteger a los demás. En tanto, los trabajadores que se mantienen operativos en terreno deben procurar por su salud y su seguridad adoptando todas las medidas preventivas entregadas por nuestra empresa y replicarla en sus hogares.

Con motivo del Día Internacional de la Familia, surge el desafío de aceptarnos en una convivencia que, más que una prueba, creo es una oportunidad para reencontrarnos y conocernos más. Esto significa vivir en armonía, rescatar la esencia de lo que constituye una familia con todas sus características, afrontando juntos las dificultades que puedan surgir por la falta de clases presenciales, trabajo remoto o turnos presenciales, y otros problemas que pueden detonarse ante la soledad o la pérdida de un ser querido.

En medio de los apuros cotidianos, aparece lo primario y más esencial: la vida. La amenaza nos lleva a entender que no puede existir nada más allá de ella. Y justamente por ello, la familia es fundamental.

En FCAB, cada uno de nuestros colaboradores representa a una familia de nuestra región. Su aporte hoy, ya sea desde el teletrabajo o en la operación misma, es invaluable. Estamos unidos por la historia, la tradición y la construcción conjunta durante los 132 años en los que hemos compartido con las distintas generaciones que han sido parte del Ferrocarril.

Cuando desarrollamos todos nuestros proyectos, siempre ponemos por delante el rol de las personas y su impacto en la familia local. Hoy, lideramos una misión muy importante, de contribuir a sostener a nuestra región.

Las ciudades trascienden por las familias que las habitan. Cada pequeña, mediana o gran empresa pasa a ser un lugar agradable de trabajo o encuentro donde son más las cosas que nos unen que las que nos separan. En FCAB, estamos orgullosos de ser parte de una gran familia, y en estos tiempos de incertidumbre queremos mostrar la comunión que nos caracteriza como región.

Hoy avanzamos en medio de las dificultades para impulsar a esta zona, abriendo nuestras puertas y apalancando importantes proyectos, como el de reconvertir cuatro de nuestros patios ferroviarios de Antofagasta para un futuro uso urbano. Son 48 hectáreas que queremos que sean integradas a la ciudad, pensando en las muchas familias que anhelan mejorar su calidad de vida. Considerando incluir a toda la comunidad, hemos motivado un proceso participativo, trabajando desde un comienzo con las juntas vecinales aledañas a las zonas que serán intervenidas. 

Los invito a que veamos estos tiempos con una mirada de aprendizaje desde todos los ámbitos: niños, adolescentes, jóvenes, adultos y abuelos, porque todos tenemos algo que aportar. Aprovechemos la coyuntura para valorar lo nuestro y unirnos en familia. No es fácil, pero tampoco imposible, cuando buscamos un solo objetivo, cuando fijamos el norte de trabajar juntos por un futuro más próspero para nuestra región.

En FCAB presumimos de la diversidad que representa esta gran familia, del esfuerzo de cada uno de sus miembros y del futuro prometedor. Confiamos en que juntos podremos seguir transportando lo valioso del norte.