Tiempos de cuarentena y compromisos honestos

Por Roberto Soto, concejal de Antofagasta.

Se agradece las medidas adoptadas este domingo por el Gobierno Central, para frenar la propagación del Coronavirus en nuestra comuna. Era necesario a la brevedad. Sin embargo, no puedo dejar de mencionar el afán de protagonismo tan característico de ciertas parlamentarias cuando sistemáticamente quieren hacer suyas las decisiones del Gobierno. Sabemos todos, perfectamente, que estas decisiones son evaluadas exclusivamente por un panel de expertos del ministerio de salud.

Es verdad también que estas medidas pueden ser solicitadas por autoridades comunales y regionales, y en hora buena porque es una de nuestras funciones principales el estar preocupados por nuestra gente cuando hacemos esto por vocación.

Personalmente, en oficio N° 117 con fecha 06 de abril enviado al General de Zona, indicaba que era fundamental establecer barreras sanitarias más eficientes, protección a lugares críticos, como ferias, terminales y centro de nuestra ciudad, mi crítica en ese oficio apuntaba también a la falta de empatía y de comunicación con las autoridades locales. Esto no es nuevo, esa ausencia de articulación entre gente del mismo sector y en lo absoluto con la misma comunidad, la he vivido en carne propia y por eso reitero, en este medio y públicamente, el llamado a nuestro Gobierno a trabajar en conjunto. Hoy más que nunca porque está en juego la vida de la comunidad y no perder o ganar una campaña política de un “grupito” del conglomerado. Debemos actuar con madurez.

Hoy tristemente hemos llegado a la lamentable cifra de 480 contagiados en la comuna y 5 fallecidos, supuestamente debido a la mayor cantidad de test realizados y lamentablemente a la falta de conciencia y preocupación de las autoridades competentes. Este último Domingo en una entrevista del Intendente a un medio periodístico de la ciudad este pone en duda la eficiencia de una cuarentena. Cuando luego será declarada horas después. Es lamentables que estas palabras provengan de parte de alguien que debe tener convicción en las decisiones del Gobierno y sobretodo claridad, se debe imperativamente mostrar coherencia al momento de comunicar a la ciudadanía.

El avance del contagio en Antofagasta responde a razones objetivas y precisamente ante la falta de una conducción convincente y segura, ya que las medidas adoptadas que supuestamente se tomaron, no fueron supervisadas eficientemente: un centro de la ciudad sin resguardos, con pocas medidas de prevención o mal aplicadas, lo mismo en algunas ferias, terminales y en general en las poblaciones.

Lamentablemente fuimos noticia nacional por la continuidad de disturbios en los sectores de Salvador Allende y población Bonilla, algo nos está indicando eso. En la Feria las pulgas se sellaron compromisos donde además se había comprometido el apoyo de carabineros y personal militar para resguardar el funcionamiento, eso no fue realizado y por esa sencilla razón entiendo la preocupación de los feriantes y su descontento que ellos aún logran a contener.

Espero realmente que las autoridades de gobierno puedan dejar la calculadora de lado e inviten a trabajar en conjunto a quienes, como autoridades locales electas popularmente, lo quieren y legítimamente lo exigen. Solicito que de una vez por todas cesen de hacer solo participar sistemáticamente a quienes tienen el visto bueno de una parlamentaria quien aparentemente recibe, según sus dichos, llamadas personales del mismísimo presidente de la República para indicarle cuáles medidas se aplicarán en “nuestra” región. Sería bueno recordárselo. Porque puede ser “su” gobierno regional (el que ella instaló), pero es nuestra ciudad y sobretodo nuestro compromiso con la gente. En todo caso el mío, el más sincero que sea. Amén.