Turismo intrarregional: La estrategia para salvar a San Pedro de Atacama

Bajar los precios y ofrecer paquetes para toda la familia son algunas de las líneas de acción que propone Sernatur para reactivar la crítica situación económica que vive una de las principales comunas turísticas del país.

El turismo a nivel mundial se encuentra paralizado en un 96% y en San Pedro de Atacama esa cifra alcanza al 100%. Situación compleja entendiendo que el turismo es su principal actividad económica llegando incluso -en situaciones normales- a ser el segundo destino más visitado por turistas en todo Chile, solo superado por las Torres del Paine.

Estos efectos económicos producidos por el coronavirus han generado una profunda crisis en el lugar y ha obligado a diseñar estrategias para sacarlos adelante. En esta conversación con Irina Salgado, directora de Sernatur Antofagasta, nos adelanta que el turista de la región será clave para levantar la economía comunal junto con indicar que se están diseñando los protocolos por parte del Ministerio de Salud para que pueda volver a abrir la hotelería.

  • ¿Cómo se puede enfrentar la situación que se está viviendo en San Pedro de Atacama?

Estamos trabajando con ellos, se ha hecho un plan de reactivación Covid19. Hemos estado durante estos dos meses en comunicación con ellos vía online e implementado capacitación para el personal. Se está trabajando con protocolos desde el Ministerio de Salud que van a permitir el funcionamiento de alojamientos y la gastronomía, los cuales están ligados al ámbito del higiene, seguridad y salud. Se han creado fondos sectoriales que los hemos trabajado con Corfo, Sercotec y Fosis que van a ir en apoyo a todos los emprendedores (…) En el registro de Sernatur tenemos a 1.136 pymes de las cuales 638 son de esa comuna.

  • ¿Sigue siendo el turista extranjero el motor del turismo en San Pedro de Atacama en tiempos normales?

Es un destino internacional porque a nivel país es el segundo en visitas de extranjeros pero en los últimos tres años la mayor cantidad de turistas son chilenos. Pero sí, cerca de un 40%, que es un buen número, vienen de otros países. Otro dato es que en el mercado latino fueron reemplazado los turistas argentinos por los brasileños a raíz de la crisis económica en el país trasandino. Y de larga distancia estamos posicionados en un mercado que será complejo para San Pedro de Atacama pues hablamos de España, Reino Unido, Francia y Alemania. Entonces, el trabajo que estamos haciendo con los pymes es que la primera campaña de reactivación debe ser focalizarse en los turistas intrarregionales, es decir, gente que vive en nuestra región y luego en el turismo interno del país (otras regiones) pues mientras las fronteras del país estén cerradas no podemos pensar en traer turistas extranjeros.

  • ¿Qué ajustes deben realizar los privados que operan en San Pedro de Atacama para captar a ese turista que vive en la región de Antofagasta y que encuentra muy caro este destino? 

Hoy el desafío que tienen como privados son dos: El primero es mejorar la oferta que hacen la cual debe ser atractiva y debe tener componentes de innovación porque van a salir las 15 regiones de Chile a pelearse ese mismo turista y lo segundo es la estrategia de precios y paquetes para que para sea atractivo ir como familia y para eso se necesitarán de ofertas. Por ejemplo: cuatro días y tres noches, alojamiento, comida y un tour por un precio asequible para la clase media.

  • ¿Cómo ha sido la reacción de los privados de San Pedro de Atacama ante esta propuesta?

Un 50% de los empresarios son los más antiguos que sienten que este es un momento para solucionar lo que eternamente no han podido resolver como destino turístico y ven una oportunidad para reinventarse. El otro 50% que no quiere poner ni un peso de su bolsillo ni esfuerzo de su parte y todo es demanda, es decir, que me solucionen el tema. Creo que pese a ser una de las industrias que está más detenida tenemos en Antofagasta cerrado diez hoteles que no van a volver a abrir. Entonces eso implica que hay una inversión que no se puede mantener pues la afectación que tiene la ciudad de Antofagasta, por ejemplo, está asociada al turismo de minería y los trabajadores dejaron de traer gente de afuera y ya no se alojan en el hotel y tres meses paralizados a un pequeño o mediano empresario no puede funcionar.