Aumentan desalojos por tomas de terrenos en Antofagasta

Hasta cuatro desalojos semanales llega a realizar la Gobernación de Antofagasta, por nuevas tomas de terrenos pertenecientes al Estado, situación que alcanza a sectores industriales, residenciales y en campamentos.

Campamentos
Foto: Gobernación de Antofagasta

La autoridad detectó terrenos que son tomados por personas que levantan improvisadas viviendas, cercos y cierres perimetrales en campamentos en el faldeo del icónico cerro “El Ancla”, una segunda vivienda en El Huáscar, Coloso, Juan López o hasta el uso de maquinaria pesada para construir galpones con fines comerciales en La Chimba, La Negra y kilómetro 12.

Puntos críticos que se han manifestado con más intensidad en los actuales campamentos que se ubican en zonas de alto riesgo ante catástrofes, donde incluso al momento de realizar la recuperación de terrenos fiscales, las policías han detectado venta, posesión de drogas, armas, altas sumas de dinero en efectivo o sujetos con órdenes de aprensión vigente.

La Gobernadora de Antofagasta, Katherine López explicó que “a través de distintas denuncias que hemos recibido tanto de pobladores que viven bajo la construcción de campamentos existentes, como también de los vecinos que conviven ya hace una tiempo dentro de los mismos, han denunciado nuevas instalaciones y la  llegada de grupos organizados de extranjeros y chilenos, para colocar nuevas construcciones en sectores donde ya existe un trabajo con el Minvu con un catastro de todas las personas que viven en asentamientos que no reúnen las condiciones de dignidad o habitabilidad”.

26 mil personas en riesgo

Aluviones, remoción en masa, incendios, roturas de matrices de agua, vivir bajo torres de alta tensión o en sectores donde la extracción ilegal de áridos ha ocasionado alteraciones en quebradas, son sólo algunos de los riesgos que se ven expuestas más de 26 mil personas que viven en los 64 campamentos ubicados en la comuna de Antofagasta.

“La gobernación ha encabezado un trabajo con la mesa de criticidad y que ha contado con el apoyo de profesionales del área de geología de la Universidad de Antofagasta, Universidad Católica del Norte, Sernageomin, Ejército, Fuerza Aérea y la Onemi, donde se han visualizado distintos niveles de puntos críticos ante emergencias que afectarían a las personas que viven dentro de estos campamentos. Es por esta razón que nosotros no podemos seguir permitiendo que se sigan armando más casas o agrandando los campamentos, porque en primer lugar no reúne las condiciones necesarias básicas para poder vivir dignamente, y en segundo lugar, porque nosotros pensamos que frente a una situación de catástrofe, los campamentos van a ser  los más perjudicados y eso es lo que nosotros queremos evitar”, argumentó la Gobernadora Katherine López.

Son reiterados los operativos de restitución de terrenos fiscales y cada semana se vuelven a repetir los desalojos y desarmes de nuevas viviendas en los mismos sectores como «Altos de Irarrázabal»; «Génesis II»; «Renacer Latino»; «Mujeres Unidas»; «Mujeres Emprendedoras»; «Integración Latina»; “Aurora Esperanza”; “Hijos de la Covadonga”; macro campamento “Los Arenales”; «El Hoyo»; «El Ranchito»; «Juanita Cruchaga» y Campamento Altos René Schneider II.