Educadoras de jardines infantiles de Antofagasta realizaron encuentro virtual con párvulos

La iniciativa se tradujo en una jornada de conversación que incrementó la conexión entre los niños y las profesionales, quienes, aseguran, que la distancia física no debe impedir la cercanía emocional.

Nunca la tecnología había sido tan utilizada por los niños y niñas de jardines infantiles. Desde el inicio del confinamiento en nuestra región, los espacios educativos se vieron en la obligación de detener las actividades, dejar de ver a sus niñas y niños, y continuar con la entrega de material pedagógico a través de correos electrónicos o Whatsapp.

“Desde el momento que dejamos de asistir al centro educativo hemos estado en contacto vía telefónica con las familias, niños y niñas, pero encontré una mejor idea para llegar más a nuestros pequeños: vídeo llamadas” comienza relatando Camila Herrera, Encargada del Centro Educativo Cultural de Infancia (CECI) “Killari”. Los CECI, corresponden a una de las modalidades alternativas de atención de la Junji, que busca entregar educación inicial de calidad a niñas y niños que no hayan recibido atención por parte de programas convencionales y otros de carácter alternativo.

Cinco familias aceptaron la idea de Camila, quienes alistaron todo para que la actividad virtual entre las educadoras y sus hijos saliera de excelente manera y que ellos fuesen los protagonistas de la instancia. “Créanme que es hermoso ver las reacciones y caritas de felicidad de mis pequeños”, dice.

“Las niñas y niños no entienden por qué estamos encerrados y que ellos no puedan ir al jardín” cuenta Evelyn Meneses, madre y apoderada de una de las niñas que participaron en la reunión.  Evelyn asegura que  su hija “adora a sus tías del CECI ‘Killari’, y cuando ellas la llamaron se sintió muy feliz. Su felicidad duró como tres días”. Al verlas, dice, aunque sea por un celular, les contaba a todos sus familiares que había visto a la tía Camila y a la tía Hellen, y que conversó con ellas.

Distanciamiento físico no emocional

Según señala el especialista, este contacto ayuda a disminuir el sentimiento de alejamiento y aislamiento, conectando nuevamente con un otro importante y significativo. “Esta herramienta (videollamada) sirve para ir acortando brechas de distancia y entender que a pesar de no poder salir y quedarse en casa, no está solo o sola y que cuando todo esto termine podrán volver a reencontrarse.  Anticipar la información progresivamente, ayuda a reestablecer rutinas y adecuarse de a poco a una nueva cotidianidad” recalca.

Para Lidia Julio, directora regional de Junji, la iniciativa de parte del equipo educativo “Killari” es una idea valorable y oportuna. “Todo tipo de herramienta tecnológica, que nos permita seguir conectados con nuestras niñas y niños es valorable, debemos utilizarlas y adaptarlas a los procesos de aprendizaje que aplicamos en nuestros jardines infantiles” señala Julio.

“Que el equipo educativo realice este tipo de actividades, nos deja muy en claro que tienen un compromiso constante con la educación inicial, y sirve de ejemplo para miles de jardines infantiles a lo largo y ancho de nuestro país”, añade.