Fiscalizan condiciones de higiene y seguridad en Codelco División Chuquicamata

Una fiscalización de forma conjunta para verificar en terreno la correcta aplicación de los protocolos sanitarios y de seguridad para prevenir el contagio por COVID-19 entre los trabajadores de Codelco División Chuquicamata efectuó a diversas instalaciones de la faena la Dirección del Trabajo, junto a los seremis de Trabajo, Salud y Minería.

El seremi del Trabajo y Previsión Social, Alvaro Le-Blanc, explicó que la fiscalización tuvo como objetivo velar por la salud y seguridad de los trabajadores en el marco de la pandemia. “Esta visita inspectiva es parte del programa de fiscalización ejecutado desde el mes de marzo por la Dirección del Trabajo a los distintos sectores económicos incluyendo a las empresas mandantes y contratistas del sector minero de la región, esto para verificar el cumplimiento de todas las medidas preventivas impuestas por la autoridad sanitaria y lo dispuesto en el artículo 184 del Código del Trabajo, que obliga a los empleadores a proteger eficazmente la vida y salud de sus trabajadores”. 

La seremi de Salud, Rossana Díaz, explicó que “en esta fiscalización conjunta se revisaron los protocolos COVID. Como Seremi de Salud, se hizo una fiscalización previa en abril y luego en mayo, donde se dejaron exigencias que en esta oportunidad revisamos que se hayan cumplido. Se encontraron algunos detalles menores, pero quedamos muy conformes porque en el acta planteada el 26 de mayo estaban casi en un 100 % cumplida”.

La Dirección del Trabajo informó que el proceso de fiscalización comprende una primera etapa de inspección en terreno y una segunda de revisión de antecedentes documentales que se encuentra en curso.

Modificación del sistema de turnos

Dentro de las medidas impulsadas para prevenir el contagio por COVID-19 en el sector minero se encuentra la posibilidad de modificar temporalmente los sistemas de jornada excepcional, medida que contribuye a reducir los traslados y cambios de turnos en faenas.           

En este sentido, y atendiendo la emergencia sanitaria, la Dirección Regional del Trabajo diseñó un procedimiento no presencial para atender dichas solicitudes de modificación, que genera una importante disminución en los tiempos de respuesta. 

Hasta la fecha, son más de 400 jornadas excepcionales que se han modificado de forma temporal en la región, adoptándose principalmente el sistema 14×14, mientras persista la contingencia sanitaria. 

“Esta modificación requiere del acuerdo del empleador y sindicato, que estará vigente durante el periodo de la pandemia, con el fin de prevenir contagios entre los trabajadores. Superada la emergencia sanitaria las empresas volverán a su sistema anterior, a fin de que no se genere ninguna repercusión que afecte a la contratación de mano de obra local durante la reactivación de la economía y del empleo en los próximos meses”, explicó el seremi del Trabajo y Previsión Social, Alvaro Le-Blanc. 

Por su parte, el director Regional del Trabajo, Manuel Pozo, sostuvo que “con esta medida se entrega una respuesta eficaz alineada con la actual contingencia sanitaria, que fortalece las medidas de protección de la salud de los trabajadores, disminuyendo los traslados y permitiendo establecer de manera más eficaz la trazabilidad de los contagios, siempre contemplando las formalidades básicas de los sistemas excepcionales, como es el acuerdo de los trabajadores involucrados”.