Hospital Regional de Antofagasta aumenta medidas de seguridad para atención de embarazadas

Foto: Hospital Regional de Antofagasta

Desde la semana pasada, toda mujer embarazada ingresada para tener su parto dentro del Hospital Regional de Antofagasta es sometida al examen PCR Covid como medida preventiva. La medida buscar evitar contagios a los recién nacidos de madres que presenten la enfermedad y no tengan sintomatología.

En este nuevo escenario las matronas del recinto hospitalario han trabajado en mejoras de los protocolos de atención, tanto de la madre como del recién nacido, logrando mantener las medidas de seguridad durante el apego precoz, contacto piel a piel y la lactancia materna. Así lo explicó la matrona jefa de turno del hospital, Maria Aenishanslins.

La profesional enfatizó que, al momento del ingreso hospitalario, todas las pacientes son sometidas a una rigurosa entrevista para determinar el riesgo y derivación a la Unidad de Urgencia Respiratoria o atención en la Urgencia Maternidad.

Así mismo, agregó, dentro de la atención establecieron como práctica obligatoria la toma de PCR Covid. “En caso de que las pacientes ingresen ya en trabajo de parto, también se les realizara la PCR y serán atendidas con todas las medidas de proteccion establecidas en los protocolos de la institución, manteniendo siempre las medidas de seguridad”, dijo.

Recordó que uno de los primeros cambios en la atención a parturientas, de por si muy complejo, fue la suspensión del acompañamiento, donde el padre u otro familiar podía participar en todo el proceso dar a luz. Este rol, a causa de la pandemia, ha debido ser asumido por todo el equipo de salud, cada médico, matrona y Tens de la Unidad de Parto Integral, ha asumido la tarea de no ser sólo el profesional a cargo de la atención del parto, sino que también asumir la responsabilidad de acompañar fielmente a las mujeres en uno de los momentos más importantes de su vida.

Otras prácticas habituales que han sufrido modificaciones son las del apego y lactancia materna. El apego corresponde a la práctica de colocar al recién nacido en el regazo de su madre apenas ocurrido el nacimiento. La lactancia materna precoz, es la acción de amamantar por primera vez a los pocos minutos de vida del recién nacido.
Si bien el apego y la lactancia materna precoz siguen practicándose, a partir de la pandemia la madre debe estar bajo rigurosos protocolos de cuidados, manteniendo el uso de mascarilla quirúrgica y escudo facial de manera permanente.