Presencia de ciclistas al interior de la Reserva Nacional La Chimba preocupa a CONAF

La práctica del descenso genera graves daños en cursos de agua esenciales para las especies que allí se protegen.

La Reserva Nacional La Chimba es el área silvestre protegida más antigua de la región de Antofagasta, administrada por la Corporación Nacional Forestal, CONAF, desde 1988. En este lugar se resguarda una muestra representativa de las formaciones vegetacionales del Desierto Costero de Tocopilla, albergando a cerca de 80 especies de flora nativa y una riqueza única en artrópodos de alrededor de 188 especies recientemente catastradas. Sus características climáticas y geográficas permiten la conformación de un ecosistema denominado Oasis de Niebla, donde destacan aves, reptiles y mamíferos.

En el marco del proyecto FIC-R Plan de Recuperación de la Reserva Nacional La Chimba, se han realizado distintas mejoras del lugar, implementando senderos, con el fin de resguardar zonas frágiles por presencia de flora y fauna que tienen problemas de conservación, así como habilitar rutas de caminata en las quebradas de La Chimba y Guanaco.

Una de las medidas administrativas más enérgicas, fue el cierre del acceso a vehículos, incluyendo la prohibición del ingreso de bicicletas para actividades de descenso de cerro, pues esta actividad genera una alteración en los senderos, generando erosión por huellas en todo el sector, especialmente en los cursos de agua y sectores rocosos que son microambientes donde habitan artrópodos, además de especies endémicas como el caracol de la Chimba.

En este sentido, el director regional de CONAF, Cristián Salas Papasideris, indicó que “lamentamos que este tipo de actos irresponsables desde todo punto de vista se estén realizando, pues no solo transgreden una norma administrativa de cierre, además, destruyen nuestro patrimonio natural”.

De igual forma, la autoridad regional hizo un llamado a los ciclistas a tomar conciencia y realizar este tipo de deportes en lugares habilitados, además señaló que, de encontrarse con visitantes en el sector, se avisará a carabineros ya que las áreas silvestres protegidas de Antofagasta se encuentran cerradas para la visitación.

Por su parte, el seremi de agricultura, Pablo Castillo Salazar, señaló que “el deporte es una actividad fundamental, sin embargo, no podemos dañar nuestra naturaleza al practicarlo. Sin duda, debemos promover y apoyar el deporte, pero también debemos sensibilizar y comprometer a los deportistas con una cultura de sostenibilidad. La práctica deportiva tiene una estrecha relación con el medio natural, por eso deben ser planificadas y no pueden afectar los espacios naturales protegidos”