Abogados respaldan decisión de la Corte: No se puede prohibir ingreso de visitas a condominios

Fallo de la Corte de Apelaciones fue respaldado por diversos abogados consultados por Timeline.cl quienes indicaron que las administraciones de condominios exceden sus funciones cuando dictan normativas internas que prohiben el ingreso de personas ajenas a estos lugares.

Portería
Foto referencial | Foto: Timeline.cl

«El fin no justifica los medios», fue parte de la opinión del abogado Fidel Castro, uno de los juristas consultados por Timeline.cl respecto al fallo de la Corte de Apelaciones de Antofagasta que declaró ilegal el hecho que administradores de condominios restrinjan el ingreso de visitas o que los conserjes soliciten los permisos temporales que entrega Comisaría Virtual. Situación que se inició con un recurso de protección interpuesto por un grupo de vecinos del sector norte de la ciudad y que la justicia terminó dándoles la razón, ordenando que se dejara sin efecto esta medida en su conjunto habitacional.

Nota relacionada: Protocolos Covid: Declaran ilegal restringir acceso de visitas a condominios

Los tres abogados, Fidel Castro, Jaime Araya y Pablo Toloza, respaldaron la decisión de la Corte pues se fundamenta en que las normativas que se dictan en los condominios no pueden contravenir garantías constitucionales, como fue en este caso.

Araya destacó que el catalogo de derechos que ampara la Constitución están elevados precisamente a ese rango por su importancia para todos. En tanto, Toloza recalcó que ya había pasado lo mismo respecto al poder tener mascotas al interior de departamentos donde la misma Corte de Apelaciones local dejó sin efecto una normativa interna del condominio que lo prohibía.

 

Fidel Castro

Abogado Fidel Castro. El fallo de la Ilustre Corte de Apelaciones es correcto. Cada vez que una autoridad o particular pretende restringir una garantía constitucional (en este caso, los atributos de la propiedad en cuanto a los dueños de las unidades de condominios), debe existir una norma habilitante para ello. Así como se invoca una norma constitucional para que se decrete un estado de excepción constitucional y se restrinjan ciertas garantías, esa misma declaración habilita a la autoridad sanitaria a disponer de medidas en el mismo sentido.

En cambio, en el caso de los condominios, ni la ley, ni el reglamento, permiten que los comités de administración y/o conserjes puedan excederse en sus facultades (que es lo que ocurre en este caso), y por esa razón, el fallo declara que las restricciones impuestas no son procedentes. Ello no obsta a que cada comunidad pueda adoptar -en el marco de las decisiones que ha impuesto la autoridad-, algunas medidas que sirvan para implementar buenas prácticas que apunten a disminuir posibles contagios, pero ello no puede hacerse de forma ilegal o arbitraria como ocurre en este caso. El fin no justifica los medios.

Abogado Jaime Araya. La sentencia de la Corte de Apelaciones reitera una vez más que el respeto a derechos y garantías fundamentales constituyen un marco de actividad que todas y todos debemos respetar, y aún en circunstancias tan extraordinarias como las que vivimos hoy -producto de la pandemia- resultan inamovibles, por tanto no ceden incluso frente a legitimas precauciones que razonablemente pudieren proponerse en el contexto de la prevención de contagios.

Esto es un principio fundamental que todos debemos respetar, y resulta muy importante que cada cierto tiempo sean los Tribunales de Justicia quienes nos recuerden, a través del contenido de sus fallos, que las reglas de convivencia que nos hemos dado, deben ser respetadas y que el catalogo de derechos que ampara la Constitución están elevados precisamente a ese rango por su importancia para todos y todas.

Abogado Pablo Toloza. El fallo de la Corte de Apelaciones de Antofagasta viene en establecer y ratificar la supremacía del derecho de propiedad individual por sobre los derechos de la comunidad. Esto ya había sido planteado anteriormente en el caso de las mascotas, cuando esta misma Corte estableció que no puede restringirse el derecho de los dueños de mascotas a tenerlas en sus departamentos, aun cuando la comunidad en su conjunto lo prohiba. Lo resuelto por Ilustre Corte, a mi parecer, es la sana doctrina.