Parque Oasis: Una declaración de protección al medioambiente y calidad de vida para las familias

Columna de Julio Santander Fuentes, Seremi de Vivienda y Urbanismo.

Julio Santander Fuentes, Seremi de Vivienda y Urbanismo.
Julio Santander Fuentes, Seremi de Vivienda y Urbanismo.

La arquitectura es un 10% idea y un 90% trabajo y desarrollo. Las iniciativas cuando pasan del campo de los anhelos y de buenas intenciones al ámbito de la arquitectura, por primera vez hablamos de un proyecto real y como tal, tiene sus tiempos de maduración, procesos, modificaciones y presupuestos. Desde el día uno nuestro Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, se propuso el desafío de hacer más y mejor ciudad para devolverle la mano a Calama y entregar con hechos concretos y no con promesas que se acumularon por muchos años, más lugares de esparcimiento, recreación y encuentro familiar y así cambiar el lenguaje negativo hacía una ciudad que le ha entregado tanto al país.

Así fue como posterior al anuncio de Parque Oasis, un proyecto presidencial, dijimos “aquí se construirá uno de los pulmones recreativos de la ciudad”, un proyecto que contempla esfuerzo y compromiso, desde Codelco como aportador del diseño, empresa consultora, equipos técnicos Seremi-Serviu, coordinación de Seremis junto al Intendente Edgar Blanco, Ministros, Parlamentarios, coordinación Municipal y aún más relevante, con una positiva participación ciudadana para tener un plan maestro y diseño del parque urbano que recoge en su mayoría, las necesidades de los ciudadanos.

Minvu lidera un nuevo espacio público con una inversión histórica de $29 mil millones comparable en escala a parque el Loa y que requiere ser ejecutado en etapas, de las cuales materializaremos las primeras 16 hectáreas de 48 disponibles con la convicción que los gobiernos que vengan tengan la obligación y compromiso ético con Calama de terminarlo acorde al plan maestro aprobado. 

Estamos ad portas de iniciar los procesos de licitación, obtenido ya el RS del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, haciendo los últimos ajustes normativos para poner pronto la primera piedra de este proyecto urbano que generará convergencia en su modo de mirar el territorio, amplificando ciclovías y redes internas de espacios publicos para incentivar a las familias al uso de estos y su conexión en un circuito de ciudad. Porque hay vida más allá de los centros comerciales, pues parque Oasis es también una declaración de principios que desde el MINVU queremos compartir y es que el oasis de Calama, es un patrimonio natural que debemos proteger y que ha sido consumido a gran velocidad. Sin embargo, estamos a tiempo de revertir su acelerada degradación de más del 60% de su superficie original indicando que la frontera entre la ciudad construida y el espacio natural del oasis, debe ser siempre un lugar de esparcimiento y recreación. Toda explotación de recursos naturales tiene un impacto en el medio ambiente y vemos con preocupación como Calama junto al fenómeno explosivo del crecimiento demográfico y asediado por la industria y pasivos ambientales, avanza sin freno sobre el espacio del oasis.

Tenemos una reserva de biodiversidad que necesitamos proteger, reforestar y que al mismo tiempo genere condiciones de humedad que contribuyan en el proceso de mejorar la calidad ambiental de la ciudad con el objetivo de que el oasis, sirva de plataforma agrícola y de reserva natural.

Aceptamos el desafío de observar este proceso como una oportunidad que en el desierto más árido del mundo, actúe a favor del desarrollo de los habitantes y entendiendo que la innovación tan relevante en la industria, también este al servicio del territorio de forma integral y permita la protección y reserva natural en re-utilización de aguas para optimizar el suelo, investigación y procesos educativos que generen identidad. Un parque no soluciona todo, pero es el camino de inicio para amplificar la mirada y no solo devolver inversión en obras sino apostar a las personas y la calidad de vida, vinculados a su entorno y a las generaciones que aman la tierra de sol y cobre.