Servicio Jesuita a Migrantes llama a no criminalizar la migración irregular

Durante los últimos días más de 120 migrantes de nacionalidad venezolana han sido trasladados desde la región de Tarapacá hacia Calama para cumplir su cuarentena tras haber ingresado por pasos no habilitados a nuestro país.

Nuevamente el debate en torno al ingreso irregular de migrantes se tomó la agenda en el norte del país tras la masiva llegada de venezolanos por pasos no habilitados en la región de Tarapacá y 129 de los cuales fueron derivados hacia Calama para cumplir ahí sus cuarentenas, según indicó la gobernadora de El Loa, María Bernarda Jopia al Diario En La Línea. 

Debate que incluso se ha tomado la agenda nacional con posturas bastante críticas al respecto siendo una de ellas la del excandidato presidencial, José Antonio Kast quien indicó que «la inmigración ilegal está descontrolada en el norte. Esa es la consecuencia directa del llamado a abrir las fronteras impulsado por la izquierda en el Senado. La pandemia y el desempleo solo van a aumentar si es que no se cierran efectivamente las fronteras».

Como contraparte, en conversación con Timeline.cl, Lizza Aravena, jefa regional del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), aseguró que el ingreso de personas a nuestro país por paso no regular y el tráfico de estas ha aumentado significativamente llegando a 8.000 el año 2019.

«En el contexto de una Crisis sanitaria también estamos presenciando una crisis humanitaria, se necesitan medidas estructurales y políticas basadas en la evidencia (…) se requieren medidas regionales que aborden con integralidad la movilidad humana en América Latina, que aborden las inequidades y el desarrollo humano, que mejoren el control de frontera, la investigación policial privilegiando siempre el trato a las víctimas», agregó.

Por último, hizo un llamado a la forma en la cual se está enfrentando esta situación desde el debate público, de ahí que pidió «no criminalizar la migración irregular, sino a entender el contexto global».