Avanza iniciativa que busca crear una Reserva Marina en la Bahía de Mejillones

"Esto es fruto de un trabajo que se ha venido haciendo desde hace bastante tiempo y que se inició con el levantamiento de información respecto a objeto de protección en la costa de Mejillones", asegura en conversación con Timeline.cl el Seremi de Medio Ambiente Rafael Castro Meza quien recalcó que será importante el nivel de consenso que alcancen todos los actores relevantes de la comuna.

Mejillones
Foto: JM Turismo

«Una Reserva Marina es una suerte de parque o reserva nacional, que la gente conoce porque están en el sector terrestre, pero llevado al mar», es la explicación en simple del Seremi de Medio Ambiente, Rafael Castro Meza para un proyecto bastante ambicioso que busca precisamente declarar como Reserva Marina la Bahía de Mejillones, región de Antofagasta.

Para esto, asegura, buscarán conversar con todos los actores claves de la comuna y que va desde los pescadores hasta las grandes industrias que ahí se instalan de manera de buscar consensos en varias reuniones que comenzarán durante este mes de octubre y sobre el cual esperan tener un informe en abril del 2021. De ahí se espera luego definir qué parte de la bahía quedaría afecta a esta condición que busca cuidar el enorme ecosistema que se genera en ese lugar.

«Esto es fruto de un trabajo que se ha venido haciendo desde hace bastante tiempo y que se inició con el levantamiento de información respecto a objeto de protección en la costa de Mejillones, que tiene que ver fundamentalmente con los cetáceos, delfines, ballenas y otras especies. Estamos hablando de un área muy rica», agrega la autoridad.

FCAB Mejillones

  • ¿Cómo se puede avanzar en aquello entendiendo que también es una zona de alta industrialización? 

La bahía constituye un desafío de gestión ambiental porque se tienen que conciliar, a través de diferentes instrumentos de gestión ambiental, los usos productivos, todas las industrias que están instaladas ahí con los usos ecosistémico y ambientales que se desarrollan en la bahía. Entonces para poder avanzar hacia la conservación de la biodiversidad, tenemos que desarrollar un análisis crítico que pueda evaluar la factibilidad de crear un área protegida en la bahía y poder generar las bases técnicas para un instrumento de gestión que esté basado en esa área.

  • ¿Cuáles son los pasos a seguir?

Para poder analizar ese propósito tenemos que hacer varias cosas, en primer lugar recopilar y sistematizar la información biológica, ambiental, social, económica y de contingencia ambiental. En segundo lugar tenemos que diagnosticar el sistema socio ambiental y ecológico de la bahía, o sea, tenemos por un lado los pescadores, tenemos por un lado la comunidad, tenemos por otro digamos las industrias, los trabajadores, la gente que va a hacer actividades turísticas, ver cómo conversan todos estos actores en la bahía, diagnosticar las distintas regiones y finalmente proponer las bases técnicas para un área de conservación marina en la bahía.

  • ¿Cómo se buscará el consenso de los actores relevantes? 

Vamos a hacer talleres, que debido a la pandemia posiblemente serán virtuales y esperamos hacer un primer taller entre octubre y noviembre próximo para poder preguntarle a los actores que opinan de esto para poder tener este informe tiene fecha de término abril del año 2021. En resumen, se trata de un estudio que a través del análisis y difusiones con los actores locales. Aquí quiero aclarar, porque de repente se puede entender que nosotros aquí estamos de alguna manera haciendo las cosas sin preguntarles a nadie, no, a nosotros nos preocupa escuchar lo que digan los actores, las industrias, los pescadores y la comunidad, entonces pretendemos aclarecer las posibilidades reales de poder crear un área de protección Mariana en la bahía, definir la ubicación, el tipo de instrumento de conservación que pueda ser factible, los roles de responsabilidades entre otros aspectos que son importantes para un acuerdo de esta naturaleza.

  • ¿Con esta Reserva Marina se podría generar también un potencial turístico?

Sí, un ejemplo muy importante que tenemos en Mejillones es la experiencia de CIFAMAC (Centro de Investigación de Fauna Marina y Avistamiento de Cetáceos) donde está Ana María García, una experta que poco a poco va adquiriendo renombre, que se doctoró acá en Antofagasta y que han hecho un trabajo muy importante de poder efectivamente darle la vuelta a toda la problemática socioambiental que tenemos en Mejillones y precisamente avanzar en lo que tiene que ver con este culturismo sustentable (…) En el caso de Mejillones tenemos ejemplo que son brotes verdes de alguna manera de experiencias muy interesantes de un desarrollo sustentable, de un manejo adecuado que precisamente potencia lo turístico.

  • ¿Qué potencial tiene Mejillones para desarrollar todas estas áreas?

Mejillones si tiene un potencial enorme, la bahía de Mejillones tiene varias características que la hace especial, tiene una biodiversidad muy rica, tenemos una cantidad de cetáceos, de delfines, de ballenas que rodean la bahía normalmente y que es muy importante, tenemos también nidificación en un número muy importante y relevante también en distintos tipos de aves como el famoso Gaviotín.

Queremos que Antofagasta deje de ser conocido solamente como un lugar donde se extraen recursos, nosotros también queremos que se destaque como un lugar con una biodiversidad muy rica y en el caso en particular de Mejillones, además de esta reserva marina estamos avanzando en declarar 2.800 hectáreas en el sector que está entre Itata y Gualaguala como un santuario a la naturaleza, que sea un plan de manejo y que efectivamente proteja el 25% de los lugares de nidificación del Gaviotín chico, sería la primera área protegida oficial del estado para poder proteger esta ave.