Intendente de Antofagasta: «Ninguna persona se quedó sin un ventilador si lo requería»

La autoridad realizó un balance de las gestiones durante la primera ola del coronavirus en nuestra región donde destacó el trabajo conjunto entre el mundo público y privado. "Incluso hubo programas que partieron desde las empresas y que después fueron complementados con programas públicos como la sanitización de espacios públicos o del transporte", agregó.

Edgar Blanco
Edgar Blanco

Lejos de lo que fue el peor momento del coronavirus en la región de Antofagasta donde, después de la Región Metropolitana, liderábamos a nivel país respecto a contagios diarios y fallecidos; hoy el escenario es mucho mejor, pero no por eso menos antetos a una eventual segunda ola del virus como se ha visto en Europa y también en la zona sur de Chile.

FCAB Mejillones

En conversación con Timeline.cl, el Intendente Edgar Blanco hizo un balance sobre cómo se enfrentó desde el punto de vista la gestión la primera hora del virus en Antofagasta. Por un lado destaca que no hubo nadie que se quedara sin ventilación mecánica y lo segundo el rol público-privado que permitió enfrentar de mejor manera esta pandemia que a ratos presionó bastante la red de salud.

  • ¿Cuál es evaluación respecto a cómo se enfrentó la primera ola del coronavirus en Antofagasta? 

Creo que ya entendiendo que la primera ola fuerte pasó, evalúo de buena forma no solamente la gestión durante la pandemia sino que la preparación previa que se hizo para poder enfrentarla. Desde enero que estuvimos conversando esto y ya en marzo, con los primeros casos, empezamos a activar no solamente la red de protección sanitaria sino que también la social, sabíamos que después de la pandemia podían venir complicaciones del punto de vista social de ingreso, pérdidas de empleos y todos estos temas se han ido manejando y de cierta forma enfrentando (…) Creo que la gestión de la emergencia ha sido buena y en nuestra región, que pasó por momentos muy complejos, la forma en la que se trabajó y en que la ciudadanía adoptó las medidas después de cuarentenas muy largas en las principales ciudades de la región. Igual tienen que entender que el virus sigue presente.

  • ¿Qué tan importante fue la alianza público-privado para enfrentar esta pandemia en la región de Antofagasta?

El desafío era demasiado grande para enfrentarlo solo, aquí ni los esfuerzos públicos, ni los privados, ni los esfuerzos de las personas iban a poder tener un buen resultado, un resultado trascendente, si no lo hacíamos en conjunto. Por eso es que las empresas, que son un ente en nuestra sociedad y sobre todo durante mucho tiempo han estado con presencia en la región, en algunos casos se invitaron a participar, algunas se propusieron hacerlo, y fuimos cubriendo camino, sobre todo entendiendo que los recursos que llegan a través de las empresas tienen un actuar más rápido que los que llegan a través del Estado, por eso es que incluso programas que partieron desde las empresas después fueron complementados con programas públicos, ya sea de sanitización de espacios públicos o sanitización del transporte, entregas de elementos de protección personal que nos permitieron de esa forma ir trabajando en conjunto, yo creo que fue bueno, yo creo que hubo un compromiso importante por parte de las empresas.

Creo que la gente también entendió que las empresas necesitaban seguir trabajando y eso hoy día ha permitido que la región de Antofagasta sea el pilar donde se está levantando el país, nuestra región no paró. En un alto porcentaje fuimos una de las pocas regiones que incluso marcó algo de crecimiento. Esperemos que hoy día en esta segunda etapa las empresas también asuman el compromiso de generar empleos y que ese empleo sea para las personas de la región de Antofagasta

  • ¿Cómo se está planificando enfrentar una eventual segunda ola en la región de Antofagasta? 

Creo que en la región tenemos la suerte de ir aprendiendo las lecciones que han pasado en otros lugares, Europa después de pasar la primera ola tuvo un relajamiento bien importante entre las medidas que se habían tomado, aquí el Plan Paso a Paso va reaccionando de manera previa a los aumentos de casos, aumentando en ese sentido las medidas de control, y además nosotros estamos viendo lo que hoy día pasa en el sur donde la región de Los Ríos, que fue una de las primeras regiones que avanzó en el Plan Paso a Paso, hoy día va retrocediendo y volviendo a cuarentena, pero no por una cantidad de casos tan importantes como las que existen hoy día en Europa, estamos hablando que los países han quintuplicado la cantidad de casos diarios en comparación con el primer brote importante, aquí a nivel nacional seguimos entre los 1.000 y 1.500 casos diarios concentrados principalmente en las regiones del sur, incluso no tanto en la región Metropolitana que sabemos que concentra un porcentaje importante de la población del país. Nuestro Servicio de Salud se ha preparado para saber hasta donde podemos crecer, hemos aumentado muchísimo la cantidad de testeos en Antofagasta, en la región se han hecho más de 300.000 Test por cada millón de habitantes, eso nos pone a la altura de Alemania, Francia e Italia, como países con ingresos mucho mayores, y eso nos permite que la trazabilidad sea mejor.

  • ¿Cree que sería bueno que toda la Red de Salud (Pública y Privada) operen como una sola en caso que futuras emergencias, independiente de la pandemia propiamente tal?

Sí, yo creo que sí. Creo que es el mejor modelo para poder actuar en casos de emergencias, y ¿dónde lo hemos visto nosotros aplicados? acá en Antofagasta por ejemplo, al poder disponer de los recursos que existen en toda la red para depositar o tratar a los pacientes con coronavirus; en Calama, al poder en una clínica particular que estaba bajo el control del Servicio de Salud, hacer la cirugías que no se podían hacer en el hospital Carlos Cisternas, porque este se vio con una ocupación muchísimo más grande que la que incluso llegamos a tener en Antofagasta, en comparación con el tamaño del hospital, nos permitió que pudiésemos mover más de 50 personas desde la región de Antofagasta hacia otros hospitales del país y también traer gente por ejemplo de Iquique a Antofagasta, que no estaban con coronavirus pero que si necesitaba un tratamiento crítico, el poder movilizar los recursos, el poder tener una central de camas críticas que manejaban toda la disponibilidad de la red, nos permite optimizar los recursos, movilizar a las personas y poder decir hoy día con propiedad que no tuvimos ninguna persona se quedó sin un ventilador si lo requería.