La nueva ruta del Clúster Minero de la Región de Antofagasta

Columna de Luis Alberto Gaete, director regional Comité Corfo Antofagasta

Luis Alberto Gaete

El Programa Estratégico Regional (PER) Clúster Minero de Antofagasta ha llegado a su fin, pero eso no significa que este concepto se acabe o pierda en el tiempo. Si bien ya no continuará al alero de Corfo, el hacer Clúster es primordial en estos tiempo, por lo que la hoja de ruta de trabajo la hemos traspasado a manos de la nueva corporación.

Este programa que comenzó el 2016, inició con la idea de consolidar, de una vez por todas y bajo una sola organización, las iniciativas y expectativas de lo que la industria minera hoy hace por y para nuestra región. En este camino que alcanzó su mayores frutos en los últimos tres años y tras concretar gran parte de los objetivos definidos en su plan de trabajo a largo plazo, estamos orgullosos de entregar a la Corporación Clúster Minero de la Región de Antofagasta lo que hemos construido junto a públicos, pequeñas y medianas empresas, proveedores y todos los que fueron parte de esta iniciativa regional. 

Hoy, la nueva organización está conformada por un directorio que definirá una actualización de la estrategia de clusterización de la minería regional, como una entidad sin fines de lucro que precisamente surgió como parte de los objetivos del programa Corfo, donde se proyectó el modelo más allá de las coyunturas políticas.

Esperamos que nuestros principales ejes de trabajo, la construcción de Valor Social y la Sostenibilidad desde el entorno más directo de las operaciones, no se pierdan en esta nueva etapa y que, desde lo territorial y en forma sistémica, el objetivo de largo plazo se continúe impulsando, con una industria regional de servicios tecnológicos que conecte con las capacidades y diversos desafíos y oportunidades que genera la minería.

Destacamos la articulación que logramos para aumentar las compras locales, generando mayor interrelación entre mandantes y empresas proveedoras, a través de un enfoque territorial y en asociatividad con la industria y comunidades.

El Clúster Minero es un concepto que no se acaba con el cierre de nuestro programa, sino que damos por cumplido el objetivo técnico que fue afianzar labores y sentar en la misma mesa a los actores principales, donde se construyó una Hoja de Ruta al 2025 y que hoy traspasamos a la Corporación. Esperamos que el trabajo continue con fuerza, porque aunque la mirada está en la reactivación y en la emergencia sanitaria, no debemos dejar de lado a una de nuestras principales industrias.