Seremi de Salud de Antofagasta: «La gente se está relajando y se olvidan que el Covid sigue presente»

La principal preocupación de la autoridad sanitaria en esta primera semana que cumplieron las nueve comunas de la región de Antofagasta en Fase 3 se centra en los espacios públicos, playas y en las aglomeraciones al ingreso de restaurantes.

Antofagasta
Foto: Timeline.cl

Pese a que la mayoría de los indicadores del coronavirus en la región de Antofagasta se mantienen bajos, pese a algunas jornadas puntuales donde las cifras aumentan como fue con el brote que ocurrió en el Mercado Central o en el Terminal Pesquero, la preocupación de las autoridades sanitarias hoy está en las conductas de las personas tras cumplirse la primera semana donde toda la región se estuvo en Fase 3 del Plan Paso a Paso, siendo las últimas comunas en sumarse la capital regional y Mejillones.

Los focos donde se encendieron las alertas fueron principalmente los espacios públicos, el borde costero y en las afueras de restaurantes quienes tras una larga cuarentena pudieron abrir sus puertas recién en esta nueva etapa.

«Esta semana hicimos una marcha blanca donde estuvimos recorriendo diversos locales detectando bastantes falencias especialmente en las esperas en las afueras. Varios locales no tenían señalizadas sus calles para poder esperar tranquilamente con el distanciamiento correcto», indicó la Seremi de Salud Rossana Díaz.

La autoridad también recordó el nuevo protocolo para el funcionamiento de todo local que tenga patente de restaurante y que permite un aforo máximo del 25% en interiores y sin límite en terrazas; eso sí, en ambos casos, con un distanciamiento de dos metros entre las mesas.

Las 1.000 fiscalizaciones

El otro foco de preocupación está en los espacios públicos. Si ya el centro de Antofagasta se ve con una cantidad abrumadora de gente como si fuera en condiciones normales, esto también se observa los fines de semana en las playas. La principal complicación de este último lugar radica en el uso de mascarillas, el cual muchas veces no se utiliza por quienes están en la arena confiados por ser un espacio abierto o también por la incomodidad propia de utilizar estas prendas con altas temperaturas. 

A raíz de lo anterior, la autoridad sanitaria realizó solo este fin de semana un total de mil fiscalizaciones en playas de las comunas de Mejillones, Tocopilla y Antofagasta sumado a otras inspecciones -también de marcha blanca- a orillas del Río Loa, ocasión donde también aprovechó de estrenar las denominadas «cuadrillas sanitarias» que buscan educar a la comunidad respecto a las prácticas para evitar los contagios. «Una vez que la gente lo asimile, vamos a ir mejorando. Es una tarea ardua pero que estamos dispuesto a hacerla», concluyó Díaz.

Escenario que si bien no se ha traducido en un aumento que hoy pudiese hacernos volver a una cuarentena, sí dificulta el avance hacia la etapa cuatro del Plan Paso a Paso. Monitoreo de la situación que hasta ahora es seguido de cerca por parte del gobierno regional para poder ver las implicancias que esta «nueva normalidad» pueda traer consigo en el marco de una pandemia que solo en la región de Antofagasta ha costado la vida a 554 personas.