Desafíos educativos para el 2021: ¡Vamos al grano!

Columna de Cristian Celedón, Asesor en educación de la Universidad de Chile.

Cristian Celedón, Asesor en educación de la Universidad de Chile
Cristian Celedón, Asesor en educación de la Universidad de Chile

Creo que escribir otra introducción más hablando sobre lo complejo que fue el 2020 en educación ya está de más. Por lo mismo, prefiero más bien invertir estas líneas planteando los que creo son 5 desafíos claves para el 2021. Estas ideas provienen de los centenares de talleres, conversaciones, famosos ‘webinars’, reuniones y asesoramientos que me tocó participar el 2020, tanto con docentes, como con autoridades educativas, directivos, académicos/as, estudiantes, apoderados y muchos otros actores claves del sistema. Así que, sin más, ¡vamos al grano!

Desafío 1: Rescatar los aprendizajes del 2020. 

Por lejos, el año que pasó fue un tsunami de aprendizajes, de eso no hay duda. Pero ¿Hasta qué punto las comunidades educativas están trabajando para conocer qué se logró aprender? He escuchado muchas veces la frase ‘La educación ya no volverá a ser la misma’, pero en la medida que no consolidemos estos aprendizajes, si puede retornar a una foja cero. Por lo mismo, el desafío es generar espacios de reflexión entre los actores de la comunidad educativa, que permitan identificar, analizar y rescatar aquellas oportunidades de mejoramiento obtenidas durante el 2020, buscando estrategias para proyectar las mismas en un escenario de retorno. Pensar que los aprendizajes, principalmente de los equipos docentes, se mantendrán ‘solos’ es un error garrafal. Estos deben ser consolidados, siendo esta principalmente una misión de los equipos directivos. 

Desafío 2: No cesar en la formación docente. 

¡Recordar siempre!: la calidad de un establecimiento educativo nunca es superior que la calidad de sus docentes. Si los docentes no poseen las competencias para el proceso de retorno, todo será un fracaso. Por lo mismo: ¡Hay que continuar potenciando los/as docentes! En una encuesta del CIAE de la Universidad de Chile, se identificó que más del 70% de los docentes encuestados ratificó haber obtenido aprendizajes de alta utilidad durante la pandemia y el 90% que ha aprendido y aplicado cosas nuevas durante la crisis. Frente a esta positiva valoración del aprendizaje por parte de los y las docentes, es de alta relevancia no cerrar los procesos de formación profesional iniciados durante la pandemia, principalmente en relación al desarrollo de habilidades digitales. 

Desafío 3: Poner el acento en lo socioemocional.

Todos y todas sabemos que es importante lograr los objetivos de aprendizaje. Pero ¡Hey! Estamos en un contexto complejo. Para este año, uno de los focos principales debe estar situado en trabajar, potenciar y gestionar los aspectos socioemocionales de toda la comunidad educativa, sin distinción. ¡No todo es avanzar en el currículo! Es muy importante brindar espacios de encuentro (aunque sean virtuales), dar seguimiento a aquellos estudiantes que presenten dificultades, acompañar el trabajo docente desde la flexibilidad y el entendimiento, y brindar un clima de trabajo que permita crear espacios de aprendizaje sanos y fructíferos. Esto debe ser un esfuerzo conjunto, desde la autoridad, hasta cada miembro de las comunidades educativas. 

Desafío 4: Potenciar la transformación digital y relevar los espacios híbridos de aprendizaje.

Por mucho tiempo la innovación educativa y la transformación digital parecían ser más bien una moda que un proceso de progreso real. La pandemia borro sin piedad esta perspectiva, ya que obligó al sistema educativo a utilizar las herramientas tecnológicas disponibles. Como dicen: ¡Debemos aprender de los errores! Es por esto, que se torna relevante establecer acciones formativas y rediseños en la implementación curricular que permitan integrar las habilidades tecnológicas y digitales en el centro de la formación. En este sentido, se debe ir más allá de las habilidades digitales básicas, y favorecer espacios de aprendizaje de alto nivel donde los/las estudiantes y profesores/as puedan resolver problemas en entornos digitales (competencias que les serán críticas en el mundo laboral futuro). La clave es lograr potenciar una cultura de transformación digital. Evitar decir ¡Quiero que acabe la pandemia para volver a las cosas como eran antes! y más bien plantear: ¿Cómo podemos consolidar y proyectar la transformación digital iniciada en esta crisis? 

Desafío 5: Equidad, equidad y, por favor, más equidad. 

Vimos durante la pandemia que la crisis acentuó las inequidades ya existentes en nuestro sistema. Pero ya hemos tenido tiempo suficiente para diagnosticar la situación y poner manos a la obra. Se debe potenciar la conectividad y accesibilidad en los contextos de mayor vulnerabilidad, brindar apoyos reales y factibles a las comunidades educativas para lograr hacer su labor bajo este escenario y, sobre todo, favorecer los recursos necesarios, con las flexibilidades pertinentes, para lograr, bajo cada contexto, mantener la continuidad educativa, pero para todos, no sólo para los más privilegiados. 

Seguramente existen muchos otros desafíos que quedaron sin nombrar. Dejo abierto el debate: ¿Cuál crees que serán los principales desafíos educativos para el 2021?