Escándalo en la UDI: Tribunal Supremo anuló elección en Antofagasta y Servel realizó graves observaciones

Informe del Servicio Electoral consignó que no hubo cámara secreta para la votación, personas que necesitaban una fotografía con el sufragio para obtener un pago y que no se alcanzó a realizar el conteo de los votos. Máximo tribunal del partido estableció que "la gravedad de los hechos es evidente".

Carabineros constatando denuncias durante elección interna de la UDI regional

Por Jonathan Mondaca. 

“El resultado del escrutinio fue el siguiente: no hubo resultados, ya que no alcanzaron a realizar el conteo de votos” (sufragaron 153 personas). Esta es solo una de las graves observaciones que el Servicio Electoral (Servel) realizó en diciembre de las elecciones internas de la UDI en Antofagasta, proceso que luego el Tribunal Supremo del partido declaró nulo, desatando críticas hacia la directiva que organizó la votación y que fue la ganadora de los comicios.

El último mes del año pasado los militantes de la UDI debían elegir entre dos listas para conformar la nueva directiva regional. La lista A estaba integrada por Diego Fernández (en ese momento presidente regional del partido y postulante al mismo cargo) y Horacio Cortés candidato a secretario, mientras que en la alternativa B postulaba Alejandra Oliden (presidenta) y Pablo Toloza (secretario). Este último fue quien el 16 de diciembre presentó un requerimiento de nulidad de todo el proceso eleccionario en el Tribunal Regional de Antofagasta, que trasladó la petición al superior jerárquico.

El documento denunciaba que hubo numerosas irregularidades, se infringió la disposición sobre el secreto del sufragio ya que no hubo cámara secreta o algún otro lugar adecuado para votar y, que la elección concluyó cerca de las 22 horas, a pesar de que el límite era hasta las 18 horas. El requerimiento de nulidad también manifestó que un vocal de mesa era también candidato a consejero regional y que el presidente regional del partido citó el domingo 13 a las 11 horas para el conteo de votos pendientes, pero ese día y a esa hora, el local estaba cerrado y las urnas y votos quedaron en poder de ese mismo dirigente.

La denuncia emanaba desde un integrante de la lista perdedora, por lo que podía cuestionarse la parcialidad del reclamo, sin embargo, un informe del Servel fue contundente para comprender los hechos. Esto, ya que el Servicio Electoral envió una observadora para que documentara los hechos relevantes del proceso.

En los primeros puntos destacó que “la observación comenzó a las 8 horas y terminó a las 23.45” y, que “el resultado del escrutinio fue el siguiente: No hubo resultados, ya que no alcanzaron a realizar el conteo de votos”.  En los comicios había 748 electores con derecho a sufragar y de ese universo participaron 153 personas.

Las observaciones del Servel

Pero los aspectos más graves corresponden a que el local de votación, en calle Uribe, no contaba con cámara secreta. Es decir, los electores votaban sobre las urnas de los vocales de mesa. La observadora también informó que un votante dijo a viva voz que debía revisar su celular, ya que ahí le indicaban por quién votar y, que personas en la fila decían que necesitaban una fotografía con el voto para que les pudieran pagar.

Hubo ingreso de electores con acompañantes, ejerciendo ellos el voto directamente o señalando por quiénes debían hacerlo. La jefa de local entregó hasta 39 números posterior a las 18 horas para las personas que faltaban por participar. A las 21.01 horas emitió su voto quien tenía el número 39.

Cuando comenzó el conteo, a las 21.30 horas, la encargada del local no aceptó que un apoderado de la lista B dejara observaciones en el acta. Luego, ella llamó a Carabineros porque “no deja que los militantes observen el conteo de votos y les indica que se retiren del local”.

“Siendo las 23.03, la encargada del local se retira, entregando las actas al presidente regional (candidato de la lista A), y éste se las entrega a la apoderada de su lista. A las 23.18 horas se retira del local la apoderada de la lista A, reemplazándola el señor Enrique Jara Opazo. En varias oportunidades los apoderados de mesa reemplazaron a los vocales de mesa cuando tomaban algún descanso. Siendo las 23.45 (toque de queda) me retiro del local, solo se alcanzó a contar los votos nacionales, quedando pendiente los regionales, comunales y consejeros”, consignó la observación del Servel.

“La gravedad del caso es evidente»

En su determinación, el Tribunal Supremo sostuvo que “el acta del Servicio Electoral es clara en cuanto a acreditar vicios graves que dan cuenta que el proceso eleccionario es susceptible de ser anulado” y que “las denuncias relativas a las elecciones no han sido desmentidas, además la gravedad de los hechos del caso es evidente”.

Por tanto, el tribunal declaró la nulidad del proceso que eligió a la directiva regional, comunal y consejeros. Ahora la directiva nacional determinará una fecha para la nueva elección, no obstante ello podría tardar porque no se descarta que una facción del partido busque sancionar a quienes estuvieron a cargo de los comicios.

“Fernández ya no es presidente de la UDI»

El consejero regional y militante histórico de la UDI, Dagoberto Tillería, lo primero que aclaró es que en estos momentos “Diego Fernández no es el presidente de la UDI en Antofagasta, y eso no lo digo yo, lo dice el reglamento de elecciones en sus artículos 5, 8 y 64”.

Tillería pertenece hace 22 años a la UDI y aseguró que lo visto en la última elección es escandaloso y una falta de respeto a la institucionalidad del partido. “El proceso no tuvo término en la comuna de Antofagasta, no hubo conteo de votos y eso es por parte de los que organizaron esto, la directiva saliente”, dijo.

El consejero regional expuso  que ahora están analizando las próximas acciones, ya que alguien debe asumir la responsabilidad. “Los primeros responsables son la directiva saliente, estaban a cargo del proceso. Para quienes han realizado vida de partido, trabajando en la calle y para la comunidad, esto es decepcionante. El sello que el señor Fernández instaló en los dos últimos años en el partido no fue por cosas buenas, sino por situaciones como ésta, poniendo en tela de juicio a muchos que son un aporte”, concluyó Dagoberto Tillería.

“Los hechos no son ciertos»

Frente a todo lo sucedido, Diego Fernández señaló que la resolución del Tribunal Supremo lo toma de sorpresa a él y toda la militancia de la UDI en la región, ya que las elecciones se desarrollaron en un ambiente de tranquilidad. Eso sí, advirtió que debido a la cantidad de personas que votaron en la comuna de Antofagasta y como solo se constituyó una mesa, el proceso tardó más, por lo que pasada las 23 horas de ese día no pudieron contar los votos locales.

“Nos parece muy dudoso y me sorprende la resolución del tribunal porque el ex director regional del Servel y actual presidente del tribunal de la UDI en Antofagasa, Víctor Toloza, votó y no hizo ninguna objeción al proceso. También votó su hijo, Pablo Toloza, quien además es candidato a la lista contraria. Es dudoso el accionar de aquellos que quieran impugnar un proceso democrático limpio y en el que la militancia habló muy claro”, enfatizó.

Y añadió que los votos están en custodia en una notaría, por lo que ahora están analizando con su equipo de abogados interponer las acciones judiciales que correspondan. Al ser consultado sobre las observaciones del Servel, en cuanto a la ausencia de cámara secreta, personas que necesitaban fotos del sufragio y quienes votaron más allá de las 18 horas, dijo que esos hechos no son ciertos, que la gente pudo votar hasta el horario reglamentado.

“En la comuna de Antofagasta no hubo cámara secreta porque el espacio para sufragar era reducido y la norma de la autoridad sanitaria no permitía poner una cámara secreta. Hubo un espacio abierto para que los militantes sufragaran tranquilamente. Los que votaron saben que fue una elección transparente”, insistió.

Fernández indicó que la observadora del Servel estuvo todo el día presenciando el proceso y que oficiará al servicio para tener ese informe, ya que hasta hoy no conocen los detalles del mismo.

Al relatarle que Timeline.cl tuvo en sus manos ese informe con las observaciones, en las que precisamente consigna hechos como votaciones pasada las 18 horas, declaró que “descarto tajantemente lo que señala la observadora del Servel, por lo mismo estamos pidiendo los antecedentes e iniciaremos las acciones legales que correspondan (…) La directiva regional que está vigente es la que ganó las elecciones internas del 2018 y ese es el equipo que encabezo yo como presidente regional».