Pfizer: El 18 de enero comienza la vacunación del personal sanitario en Antofagasta

Funcionarios de las unidades críticas y que tienen contacto con pacientes covid, recibirán la primera dosis de la inmunización. "Desde el momento que las vacunas salen de Bélgica, tenemos tres días para colocarlas y eso requiere un esfuerzo muy importante", indicó el Intendente (s) de Antofagasta Nalto Espinoza.

El proceso de inoculación contra el coronavirus comienza el 18 de enero en Antofagasta y el personal de los hospitales públicos de la región, clínicas privadas y de la Atención Primaria de la Salud, será el primero en recibir la dosis inicial de la vacuna Pfizer.

El intendente interino Nalto Espinoza explicó que todo este trabajo exige de una cadena logística compleja, por lo que ya están coordinados con la Seremi de Salud, la Fuerza Aérea y los servicios públicos involucrados.

“Desde el momento que las vacunas salen de Bélgica, tenemos tres días para colocarlas y eso requiere un esfuerzo muy importante. Se trasladarán en avión guardando la cadena de frío y estarán a disposición del personal de salud que quiera inocularse”, detalló el intendente.

Espinoza sostuvo que la vacunación comenzará el 18 de enero, aunque ello está sujeto a la confirmación del embarque de las dosis desde Europa, programa que no debería modificaciones significativas.

El presidente de la Asociación de Enfermeros y Enfermeras del Hospital Regional, José Carrera, manifestó que existe un comité asesor del Instituto de Salud Pública para vacunas y estrategias de inmunización, que sugirió inocular primero al personal que trabaja directamente con los pacientes covid. Los funcionarios del hospital que desarrollan labores en estas áreas suman cerca de 350 personas.

Si bien el grueso de los contagios ocurre de manera comunitaria más que intrahospitalaria, siempre existen casos de quiebre de bioseguridad, sobre todo en procedimientos invasivos como las intubaciones, ya que generan gran cantidad de aerosoles.

Proceso voluntario

Carrera precisó que cuando el funcionario reciba la inoculación, después de 21 días recibirá la segunda dosis y recién se generará la inmunidad completa. “La vacuna Pfizer recomienda de cero a 21 días, pero se está dando el mayor rango porque en la medida que llegan más unidades, eso permite distribuir en otros sectores la primera dosis”, dijo.

El enfermero recordó que el proceso de vacunación es voluntario, por lo que los distintos centros de salud hicieron un levantamiento de información para conocer quiénes se vacunarán. La negativa, apuntó Carrera, no necesariamente está relacionada a que no están convencidos del proceso, sino también a contraindicaciones absolutas y relativas que les impiden recibir la dosis.

“Hay mucha mitificación a que el proceso fue rápido o que los estudios fueron acotados. Pero revisando estudios sobre Pfizer, la inoculación tuvo un porcentaje de reacción adversa, entre placebos y vacuna, de 0,6% de reacciones menos graves, como dolor local, fiebre o dolor articular. Además tiene tres certificaciones, incluyendo el ISP, que dan una validez científica de que es segura”, destacó el dirigente.

Wilson Gallardo, de la Confederación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de la Salud, señaló que ayer venció el plazo para que los interesados manifestaran su interés en vacunarse y firmaran un documento. “En la segunda llegada de las vacunas le tocará al resto de las unidades menos críticas y el personal administrativo al final, ya que no tienen contacto con pacientes. Esto, porque la cantidad de dosis no es suficiente para inocular a todos al mismo tiempo”, apuntó.