Esperanzas de vida

"Valoro tremendamente la gestión de este gobierno, liderado en la región por nuestro intendente Rodrigo Saavedra, de adquirir las dosis necesarias para la inoculación de la población", Dagoberto Tillería (UDI), CORE de Antofagasta.

Dagoberto Tillería (UDI), CORE de Antofagasta
Dagoberto Tillería (UDI), CORE de Antofagasta

En marzo del año 2020, nuestro país recibió la noticia del primer caso de coronavirus en el territorio nacional. Desde entonces, la lucha contra esta pandemia ha significado mucho; hemos visto heroísmo, sacrificios, dramas, hemos vivido dolores; hemos experimentado cambio en la formas y calidad de vida, algunos están sufriendo físicamente mucho durante este periodo, otra gran cantidad conoce la cesantía y la totalidad de las personas conocen diferentes tipos de situaciones que afectan nuestro cotidiano (encierro, estrés, miedo a contagiarse).

Conjuntamente a todo lo que precede, y a justo título, se ha establecido como meta urgente, en el mundo entero, encontrar una vacuna contra este virus. Los esfuerzos de los científicos dieron sus frutos, con las vacunas de Pfizer y Sinovac, entre varias. Nuestra comuna no quedo ajena a la actualidad nacional e internacional: últimamente el gobierno inicio la vacunación masiva en nuestra ciudad contra el coronavirus.

Como ciudadano de este país, y desde mi función de Core del oficialismo, valoro tremendamente la gestión de este gobierno, liderado en la región por nuestro intendente Rodrigo Saavedra, de adquirir las dosis necesarias para la inoculación de la población y con los resguardos necesarios para que todos tengan acceso a estas. Sabemos que este tipo de planificación no se hace de un día para otro, sino que responde a un trabajo con proyección, seriedad y responsabilidad que desde hace varios meses ya se viene visualizando.

El proceso de vacunación que hemos visto se ha llevado en orden, primero con quienes más expuestos han estado, es decir el personal de salud, los adultos mayores y los enfermos crónicos que por su condición están en permanente riesgo. Estos seguirán expuesto hasta llegar a la masividad que de alguna forma bajará las cifras de contagios que nos tienen a todos preocupados.

Hoy, en la región de Antofagasta se han vacunado más de 56 mil personas en un par de semanas. Y esa cifra va seguir creciendo a un ritmo realmente bueno y eficiente. A título comparativo, como un medio ibérico lo subrayaba, Chile en 13 días, en términos de vacunación, logró a alcanzar, con 1 millon 900 mil dosis, lo que hizo España en 39 días. Tan mal no estamos.

Considerando que ya se ha vacunado un numero importante de personas en estas pocas semanas, se espera tener al 80% de la población inoculada dentro de este semestre. Este gobierno se ha dado esa meta como prioridad y se ha destacado en el mundo por su acción, tomando en cuenta por lo demás que hay varios paises en los cuales las dosis adquiridas no son las suficientes para toda la población y otras naciones quienes recién en 2023 comenzarán con este proceso. Sin lugar a duda, ha ayudado bastante “la cultura de vacunación” que tiene nuestro pais, sumado a eso la decisión personal de voluntariedad para  acceder a la vacunación y su gratuidad.

Todos sabemos, por las características que tiene el Sars-CoV-2, que estamos llevando una carrera contra el tiempo en contra de este virus. Por lo tanto, nosotros antofagastinos, por la responsabilidad que nos incumbe y por la situación por la cual estamos pasando, debemos ser imperativamente aún más eficaces en este tema.

Sé que este sentimiento de urgencia y esta voluntad de erradicar este virus también la comparten las otras autoridades de la comuna y de la región. Tengo la certeza que este gobierno continuará, en las próximas semanas y meses, acelerando las gestiones y operativos para ir cada vez más rápido en este tema con respecto a toda nuestra población. Porque tenemos conciencia que es nuestra misión como gobierno, nuestro deber como autoridad y una manera imprescindible de manifestar nuestra solidaridad como persona.

Desde la comodidad de la critica, algunos pocos refugiados en sus sectores, buscan no reconocer esta gran gestión, como si alguna vez en la historia ya se hubiese vivido una pandemia de estas características. Todos hemos ido aprendiendo de cómo llevar esta situación colectiva e individualmente, con errores y aciertos ciertamente, pero lo importante es destacar que hoy indiscutiblemente se abre una luz de esperanza para vivir con un poco más de normalidad.

Si la OMS, de acuerdo a su ranking, señala que una vez controlada la pandemia, Chile constituirá uno de los primeros países del mundo en ofrecer condiciones de inocuidad y estabilidad económica, aquello señalado abrirá un camino fértil para transformar de nuevo a Chile en un país altamente atractivo para la inversión. Todo ello, siempre y cuando los chilenos entendamos que debemos mantener, perfeccionar, quizás hasta reformar en algunos ámbitos, nuestro modelo que nos ha permitido avances históricos desde  las últimas tres décadas y que hace que hoy en día no estemos de rodilla frente al fenómeno que estamos viviendo como país y planeta.