Fundación o aniversario nacionalista: ¿Qué celebra Antofagasta el 14 de febrero?

El actual aniversario de la ciudad fue instaurado en 1948, sin embargo, anteriormente la comuna conmemoraba otras dos fechas relacionadas con la fundación y la creación del primer municipio.

Calle Angamos. Su primer nombre fue Santa Cruz. Después del conflicto bélico se le denominó Angamos. En 1914, durante la primera administración del Alcalde Maximiliano Poblete, el regidor Lanton Hurtado propuso sustituir el nombre de la calle Sucre por el de Manuel Antonio Matta. | Fuente de la Fotografía: Antofagasta: Una historia en Imágenes
Calle Angamos. Su primer nombre fue Santa Cruz. Después del conflicto bélico se le denominó Angamos. En 1914, durante la primera administración del Alcalde Maximiliano Poblete, el regidor Lanton Hurtado propuso sustituir el nombre de la calle Sucre por el de Manuel Antonio Matta. | Fuente de la Fotografía: Antofagasta: Una historia en Imágenes

Por Jonathan Mondaca E.

La fecha del aniversario de Antofagasta nada tiene que ver con el origen o fundación de la ciudad. Los historiadores reiteran que el 14 de febrero fue el día que el Ejército chileno ocupó el territorio que hasta la Guerra del Pacífico, era boliviano. Se trata de un hito que recién a mediados del siglo XX, fue utilizado para la conmemoración oficial de un año más en la comuna.

Es más, Antofagasta en algún momento llegó a tener tres fechas de celebración que están mencionadas en documentos oficiales, detalló el periodista Jorge Olmos, una de las personas con mayor conocimiento de la historia administrativa de la comuna. Desde el 2014, el profesional ha leído y sintetizado de forma completa todas las actas municipales de Antofagasta entre los años 1874 y 1922, trabajo que forma parte del proyecto «Puesta en Valor de las Actas del Archivo Municipal”. Esta iniciativa está digitalizando todas las actas y publicándolas para su revisión abierta en el sitio web www.archivohistoricoantofagasta.cl

El origen de Antofagasta como asentamiento se remonta a Juan López, quien probablemente llegó a la zona entre octubre y noviembre de 1866, en busca de recursos para explotación, recorriendo la costa antofagastina. Luego comenzó la extracción del salitre con Santos Ossa, originando un polo industrial que atrajo a miles de personas.

“El 14 de febrero se celebra el Día de Antofagasta, pero no se trata de la fundación, ni de cuando se estableció el primer asentamiento, como sí suele ocurrir en el aniversario de otras ciudades. Tiene que ver más con una celebración con arraigo nacionalista”, explicó Olmos.

Hitos

Respecto a las otras fechas de celebración, detalló que el gobierno boliviano percibió que Antofagasta tenía mejores perspectivas de crecimiento que la capital Cobija (ubicada al norte), y el 22 de octubre de 1868, el Presidente Mariano Melgarejo, funda Antofagasta, que hasta ese momento era conocida como La Chimba o Peñablanca. “Costó mucho que las personas en las cartas escribieran Antofagasta, porque estaban acostumbrados a llamarla por sus otros nombres”, relató el periodista.

Otro hito recordado era el 25 de enero. Ese día en 1872, 150 vecinos crearon la municipalidad en el periodo boliviano, aunque los candidatos eran chilenos, junto a dos ingleses y un alemán.  La necesidad de un ayuntamiento fue a raíz de que las comunas eran autónomas y tenían sus propias leyes, entonces en aquella época no había ordenamiento jurídico ni policías, registrando delincuencia sin control. “Con el primer alcalde de Antofagasta, Matías Rojas, la tarea inicial de la municipalidad fue crear leyes que normaran la conducta, un cuerpo de policía, un juzgado local y a este trabajo le siguió la urbanización”, dijo Olmos.

El aniversario que conocemos lo instauró el alcalde Juan de Dios Carmona en febrero de 1948. La fecha apunta únicamente a que el control del territorio pasa de ser boliviano a chileno y, dijo que es necesario recordar el contexto en que ocurrió todo. Bolivia y Chile tuvieron desacuerdos sobre quién era el soberano del terreno, e incluso hay mapas en los aparece como “Res nullius”, que significa tierra de nadie, porque era un desierto y no tenía mucho valor. Pero eso cambió cuando encontraron guano en Mejillones y aparecieron los rumores de yacimientos de minerales, y por consecuencia, el cobro de impuestos.

El periodista añadió que el desembarco chileno fue porque Bolivia ordenó el pago de 10 centavos por cada quintal de salitre que exportara la Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta, violando el tratado que tenían ambos países de compartir las ganancias entre los paralelos 25 y 23. Además había una garantía para los chilenos, porque eran el 95% de la población, igual que los capitales para generar industria, lo que reconoce Bolivia, por lo que estaban exentos de varios impuestos.

Chile tuvo intentos de negociación antes de ocupar Antofagasta, pero no prosperaron. Se ocupó el territorio sin un solo disparo, “pero es obvio, si el 95% de la población era chilena y los bolivianos que vivían aquí no eran gente agresiva, tenían amistad y hasta parentesco con los chilenos”, enfatizó el profesional.

Como dato, apuntó que Maximiliano Poblete, considerado el mejor alcalde que ha tenido la comuna (1912-1930), junto a los regidores prepararon el 50 aniversario de Antofagasta y para ello, consideraron la fecha del 22 de octubre. “No hubo reclamos diplomáticos ni políticos porque nadie desconocía el origen boliviano, ni siquiera en los años posteriores a la guerra. Fue décadas después que el alcalde Juan de Dios Carmona, fijó el día 14 de febrero como día Antofagasta”, subrayó.

En resumen, durante varios años los antofagastinos tuvieron tres celebraciones, primero la fundación de Antofagasta por el gobierno boliviano, luego la creación del municipio y también el desembarco del 14 de febrero, hasta que el ayuntamiento decidió declarar está última fecha como el aniversario de Antofagasta.

Actas municipales

Jorge Olmos manifestó que el proyecto de preservación de las actas municipales, que va en su quinta fase en el año 1922, nació como una inquietud del fallecido historiador Floreal Recabarren, quien advertía que el archivo municipal contiene los registros de todo lo ocurrido en la comuna desde su inicio administrativo, por lo que en caso de sufrir daños, representaría un pérdida incalculable.

Tras formar un grupo de trabajo, consiguieron el apoyo de la Corporación Cultural de Antofagasta y obtuvieron financiamiento de un FNDR en el 2013. La digitalización consiste en tomar los libros que miden unos 50 centímetros de largo por 40 de ancho, con 500 páginas escritas a mano, llegando a pesar casi cuatro kilos. La manipulación de los tomos requiere de mascarillas, guantes de algodón y técnicas para manipular cada hoja. Por sus dimensiones las unidades no pueden ser escaneadas, siendo fotografiadas en alta resolución por un especialista, que transforma los archivos en los PDF que están en la página web.

Toda la documentación carece de índice, entonces la única forma de clasificarla es leyendo página por página. Este catálogo descriptivo está a cargo de Olmos, quien cuenta con capacitación en conservación preventiva de bienes patrimoniales.