Vocero de colegios subvencionados de Antofagasta: “Planteamos un retorno presencial a clases a partir del segundo trimestre”

Jorge Lawrence, de la Coordinadora de Colegios Particulares del Norte, manifestó que el 87% de sus apoderados no enviará a los estudiantes a clases presenciales en marzo. En ese escenario, proyectan clases remotas durante todo este primer trimestre.

Clases
Foto: Duna.cl

A una semana del inicio del año escolar, la Coordinadora de Colegios Particulares del Norte (Copanor), que agrupa a más de 20 mil alumnos en Antofagasta, realizó una encuesta entre sus apoderados y el resultado fue contundente: el 87% aseguró que no enviará a los estudiantes a clases presenciales el primero de marzo.

El vocero de la coordinadora, el abogado Jorge Lawrence, explicó que la pandemia todavía genera temor entre los padres, y que como Copanor, esperan que se reúnan tres condiciones para que los escolares puedan retornar a las aulas. Y detalló que según los resultados de la encuesta, los apoderados no enviarán a los niños a los colegios a menos que la ciudad esté en Fase 3 o superior y que además, todo el personal de los establecimientos esté vacunado.

“Pensamos en un retorno presencial a partir de mayo o junio, lo que coincide con la época en la que deberíamos contar con la inmunidad de rebaño”, declaró el vocero de Copanor.

  • ¿Qué conclusiones dejó la encuesta aplicada a su comunidad?

La comunicación es clave frente al retorno a clases, por eso era muy importante conocer cuál es la voluntad y la preocupación que tienen los padres. Hicimos siete mil encuestas y tomamos una muestra representativa de colegios particulares, subvencionados con copago y gratuitos, además de escuelas especiales. Los resultados fueron contundentes, el 87% de los apoderados no está dispuesto a enviar a sus hijos a clases presenciales, al menos mientras no estemos en Fase 3 o superior, y que el personal de los establecimientos esté vacunado.

  • ¿Cuál es el mensaje que le transmiten los apoderados?

Que hay desconfianza, pero no con los colegios, sino la que tenemos todos con esta pandemia, con el temor y el riesgo de contagiarnos. Los apoderados privilegian el cuidado de lo más preciado que tienen que es la salud de sus familias, ya que los niños puede que sean portados sanos del virus, pero se transforman en vectores. La visión de ellos es contundente, no quieren volver a clases presenciales por ahora.

  • ¿Qué tan lejos está la posibilidad de volver a clases presenciales?

Las clases comenzarán en marzo, eso es un hecho, pero de manera remota, tal como terminamos el 2020. El retorno presencial será cuando se reúnan tres condiciones, estar en Fase 3 o superior, el personal completo vacunado y que el Ministerio de Salud provea exámenes PCR preventivos de manera periódica a los trabajadores de la educación, para evitar focos de propagación. Ahora, ¿cuándo se darán estas condiciones? Creo que el primer trimestre lo proyectamos de manera remota, esperamos que el ministerio lo permita, y por eso hoy hablaremos con el seremi de Educación Hugo Keith. Pensamos en un retorno presencial a partir de mayo o junio, lo que coincide con la época en la que deberíamos contar con la inmunidad de rebaño.

  • ¿De quién depende la decisión final para que los alumnos vuelvan a las salas o continúen con clases remotas?

En primer lugar, quienes deciden son los padres y apoderados, ellos determinan si envían a los niños a clases. Luego, los colegios tienen la autonomía para diseñar planes de retorno, de hecho, todos los establecimientos plantearon opciones mixtas por la contingencia. Pero consideramos que esos planes estaban bajo la lógica de contar con ambientes de seguridad que hoy al menos en Antofagasta, requiere de estándares mayores. Como colegios no podemos negarnos a abrir las puertas, salvo que estemos en cuarentena o los protocolos sanitarios lo determinen, pero forzar el retorno presencial en esta época es un despropósito. En Fase 2, el escenario es muy variable, se puede avanzar o retroceder al confinamiento, entonces no tendría sentido volver a clases presenciales si en dos semanas volvemos a cuarentena, interrumpiendo el proceso de adaptación de los estudiantes, lo que sería nefasto.

  • ¿Cómo se desarrolló este tema el año pasado cuando terminó la cuarentena en Antofagasta y todavía quedaban algunos meses de clases?

El calendario escolar lo fija el Ministerio de Educación y define las actividades de un colegio. El año pasado hubo una suspensión del año escolar, lo que ocurre cuando se registra un terremoto o una catástrofe y se suspenden las clases. Lo que pedimos al ministerio es que la misma se aplique para este primer trimestre.

  • ¿Han planteado todas inquietudes al seremi de Educación?

La comunicación es fluida con el seremi, pero entendemos que por desgracia estas cosas se resuelven a nivel central. Tenemos una reunión con él para comunicarle tres cosas, el resultado de la encuesta, los elementos esenciales para volver a las salas y plantearle un retorno presencial a clases a partir del segundo trimestre y no antes de eso. Así los profesores pueden planificar su trabajo y no estar en la incertidumbre semana a semana de si volvemos a los colegios.

  • La consulta anterior es porque el ministro de Educación, Raúl Figueroa, dijo los primeros días de enero, que este 2021 la regla general serían las clases presenciales. Pero menos de una semana después Antofagasta pasó a cuarentena, por lo que esas palabras generaron mucha confusión a nivel local.

Ese un gran problema, porque las decisiones se toman a nivel central sin una mirada de región. En enero estábamos entrando a cuarentena y nos hablaban de retorno a clases presenciales, lo que era completamente absurdo, no podíamos salir a comprar y nos decían que mandáramos a los estudiantes al colegio. En esta pasada, lo que esperamos es que el ministerio entienda que hay que privilegiar la salud y seguridad, y eso implica esperar un par de meses, bien lo vale.

Aranceles

Un tema sensible durante el año pasado fue el de las mensualidades y los problemas que tenían los apoderados para cancelar.

  • ¿Es posible la rebaja de los aranceles si los establecimientos no están con los estudiantes y hay un ahorro de insumos?

El 2020 hubo mucha conversación sobre si correspondía el pago de mensualidades por las clases remotas, pero finalmente eso se despejó, porque se entendió que de una manera distinta, el servicio se continuaba prestando. Los arriendos, sueldos y todos los gastos asociados se pagaban y por lo tanto había que cubrirlos.
Atendida a la crisis financiera que se presentó en muchos colegios, los establecimientos generaron planes especiales de becas y reprogramación de las deudas, lo que fue muy bien recibido por los apoderados. Además, hubo una ley para matricular incluso si existía una deuda, siempre y cuando, los padres se sujetaran a un plan de reprogramación.
Los aranceles son muy difíciles de disminuir porque los costos son fijos y de largo plazo. El ahorro de luz o agua, si lo llevamos a números, era marginal. Por otro lado, había mayores inversiones para los colegios, como la compra de plataformas, licencias, computadores, en algunos casos bonos de teletrabajo u otros insumos para los trabajadores. En la práctica, los establecimientos tuvieron el mismo nivel de gasto.

  • ¿Los colegios están preparados en su infraestructura para cumplir con el distanciamiento social y las medidas sanitarias, para el momento en que retomen el trabajo presencial?

Todos los establecimientos están trabajando para adecuarse. Sin embargo, creemos que las clases presenciales son difíciles de retomar porque hablamos de niños, que no van a respetar las normas sanitarias de la forma que anhelamos. Lo más probable es que los alumnos jueguen en los patios o que no respeten el distanciamiento social. Por más que podamos adecuar la infraestructura y generar un plan de trabajo parcializado, el distanciamiento social y las normas sanitarias serán difíciles de cumplir totalmente.

  • ¿Este año el sistema está más preparado para clases remotas?

Sí, el 2020 fue un año de aprendizaje y las clases remotas llegaron para quedarse. Aunque la experiencia presencial es insustituible, las herramientas virtuales serán muy utilizadas en educación desde ahora en adelante.

  • ¿Habrá una adaptación de los planes curriculares considerando que el 2020 incluso hubo asignaturas que fueron prioritarias?

Por parte del ministerio hay una orientación en ese sentido y por eso también hablamos del primer trimestre, ya que los primeros meses del año está proyecto un trabajo de nivelación, de diagnóstico y de contención socio emocional. La idea es retomar los contenidos de manera normal una vez que retornemos al trabajo presencial de forma regular, algo que también está en la orientación de ministerio.