20.9 C
Antofagasta
miércoles, abril 14, 2021

Antofagasta: Coyuntura y estructura 

"En lo que concierne la llamada “constituyente” y los concejos municipales (...) quizás las dos grandes coaliciones que embarcan los partidos políticos tradicionales; la exConcertación y el actual Chile Vamos, van a obtener resultados muy decepcionantes", Cristian Zamorano, Doctor en Ciencias Políticas.

Debe leer

Timeline Antofagasta
Timeline Antofagastahttps://timeline.cl
Las Noticias de Antofagasta que te interesan. Timeline.cl es la Comunidad Informativa donde encontrarás noticias sobre actualidad, minería, política, actualidad, opinión, turismo y contenidos regionales.

Hace unas décadas atrás, el filósofo Althusser explicaba, para tratar de vulgarizar acá su pensamiento, que la política estaba relacionada con el concepto de “faktum”, indicando con esto que muchas veces el momento político que se está viviendo es fruto de la relación que existe entre la “estructura” y la “coyuntura”. Simplificando y aplicándolo a Chile, esto significa que los momentos políticos bien especiales que estamos experimentando como nación tienen que ver con la relación que existe entre todo el aparataje institucional establecido para absorber, digerir todo lo que emana de la contingencia incluyendo a los fenómenos sociales.

Hemos visto como este aparataje se habría dejado rebalsar, en octubre 2019, por una contingencia que no encontró los espacios necesarios para reivindicarse en las correas institucionales ya existentes. Fue una situación de colapso. La prueba de aquello es que se ha decidido cambiar la matriz del aparataje institucional iniciando un proceso que debería lógicamente llevarnos a una nueva Constitución. La estructura de 1980 no habría resistido a la coyuntura de 2019/2020.

Sin embargo, esta misma coyuntura siguió su camino y la estructura, hasta el día de hoy, sigue siendo la misma. Y algo por naturaleza se relaciona con esta estructura, es lo que le permite perpetuarse de hecho, me refiero acá al sistema que permite al poder de repetirse, es decir el sistema electoral.

Hoy en día, podemos decir que la coyuntura, la contingencia post 18 de octubre 2019, que hizo temblar la estructura en su conjunto y todos los que estaban al mando dentro de ella, debe seguir su recorrido, inexorable, dentro de las mismas reglas del juego que la hicieron manifestarse y de algún modo explotar de rabia.

En una democracia, las elecciones son una oportunidad, una de las correas de transmisión que permiten manifestar su descontento. Otros piensan, de manera intuitiva y/o analizando intelectualmente, que estas son exclusivamente la oportunidad de reproducir el poder y por ende son siempre los mismo que ganan; en primer lugar, los partidos políticos. Podemos suponer que algo con este sistema de elección no tuvo que haber funcionado para que el descontento popular explotará de la manera que explotó.

De un sistema binominal que tuvo vigencia más de dos décadas y que dejó el control del país a dos grandes coaliciones, pasamos o más bien regresamos al sistema D’Hondt. Es esta misma modalidad de elección que se adoptó para elegir los futuros miembros de la Convención Constitucional. Es también este sistema que rige para las elecciones de concejales.

Últimamente circula un video, que pueden encontrar en la pagina oficial Facebook de ILLAPU, donde una persona llama a hacer obstáculo a la derecha explicando como el sistema electoral D’Hondt falsea la representación popular a través la aplicación de la llamada “cifra repartidora” y como en realidad ese sistema de votación favorece siempre una configuración donde un sector va detrás de una sola lista (es el caso de la derecha) y debilita las opciones que irían fragmentadas, a pesar de tener grosso modo una misma sensibilidad de sector pero desafortunadamente proponiendo candidaturas en diferentes listas.

Por ende, el protagonista del video invita a votar por listas que tendrían reales chances de ganar, indicando que si uno no es de derecha debería estar dispuesto a votar hasta por una lista DC si esta pudiese ser vencedora. Quizás ahí su conclusión terminó cruzando el Rubicón pero algo, más neutro, se puede recoger de lo que este personaje plantea.

El sistema electoral, creado por y para los partidos, quiere que, en una lógica utilitaria, el color del voto para un concejal sea el mismo en el caso del alcalde, para que luego se vote por opciones similares en las elecciones de gobernadores y convencionales. Este es el circulo virtuoso que le conviene a la “estructura” si retomamos el termino de Althusser, y que de hecho ha permitido de hacer funcionar, en cualquier lugar del mundo, a todas las democracias que se funda sobre el sistema de partidos políticos. Es su columna vertebral. El único problema es que hoy en Chile, y por ende en Antofagasta, la coyuntura, la contingencia, el ethos ciudadano ha experimentado ligeros cambios desde hace un rato ya. Si bien la estructura no ha cambiado, es decir el sistema de votación en esta oportunidad, la manera de como se manifestará el comportamiento electoral dentro de esta misma será sin duda muy novedoso y arriesga de sorprender a cualquier/a observador/a agudo/a.

Las elecciones municipales siendo unipersonales, el actual descontento popular puede manifestarse en la votación que van a obtener los llamados independientes, y en cuanto a las votaciones de gobernadores quizás la baja participación en aquellas será un síntoma del desinterés y de la desconfianza del ciudadano ante la implementación de nuevos cargos eleccionarios.

En lo que concierne la llamada “constituyente” y los concejos municipales, elecciones por listas en los dos casos, quizás las dos grandes coaliciones que embarcan los partidos políticos tradicionales; la exConcertación y el actual Chile Vamos, van a obtener resultados muy decepcionantes. Sin duda, el sistema por listas les permitirá alcanzar un piso, pero la obtención de una cifra paupérrima de votación podría asimilarse a un canto del cisne para diferentes actores.

Podemos razonablemente prever que en esta oportunidad no podremos aplicar la misma lógica o el mismo padrón que antes, pensar que vamos a asistir a las mismas correlaciones entre las votaciones que se van a obtener en las de concejales relacionándolas con las de municipales, agregando esta vez las de gobernadores y convencionales. Esa mecánica, según mi percepción, se va a ver, sí o sí, trastocada.

En Antofagasta, donde históricamente la centro-izquierda y la izquierda han representado más votos que la derecha; en una ciudad de provincia donde las protestas, hasta el día de hoy, continúan en algunas zonas de la urbe; en una ciudad símbolo donde la tasa del “apruebo” fue más alta que la nacional el día del plebiscito; en ese mismo lugar se puede razonablemente pensar que el sector de derecha será el más golpeado de todos. Y quizás, en una lógica de sobrevivencia, el voto útil al cual se refería el protagonista del video mencionado, es decir el hecho de votar por los candidatos de partidos con más probabilidades de ganar, se debería aplicar lógicamente en dicho sector. O quizás no. Eso lo sabremos muy pronto, pero estimo, y puede ser más sensibilidad que racionalidad, que la “coyuntura” que derivó del 18 de octubre 2019 se va a manifestar dentro de la “estructura” que encarna nuestro sistema de votación vigente. Y quizás viviremos otro momento político crucial, el último antes del próximo.

Últimas noticias

Diputada Hernando acusa «artimaña» para postergar votación del tercer retiro del 10%

Fue a través de las redes sociales que la diputada de Antofagasta y vicepresidenta nacional del Partido Radical (PR),...

Más artículos como este

close-link