20.6 C
Antofagasta
sábado, abril 17, 2021

De encuesta de alcaldes, padrino electoral y destinos

"Se debe tener mucho cuidado con las encuestas, sobretodo si provienen de llamados centros de estudios dirigidos; como es el caso del Instituto de Políticas Públicas (UCN) y otros varios; por ex políticos que se reciclaron en el mundo académico", Cristian Zamorano, Doctor en Ciencias Políticas

Debe leer

Timeline Antofagastahttps://timeline.cl
Las Noticias de Antofagasta que te interesan. Timeline.cl es la Comunidad Informativa donde encontrarás noticias sobre actualidad, minería, política, actualidad, opinión, turismo y contenidos regionales.

La última encuesta realizada por el Instituto de Políticas Públicas (IPP) de la Universidad Católica del Norte (UCN) ha dado lugar a numerosos comentarios, esencialmente en el microcosmo político, por los resultados que arrojó en cuanto a la intención de votos en las próximas elecciones municipales de Antofagasta.

Más allá de confirmar el primer lugar del candidato Jonathan Velásquez, lo que ha sido también constatado en otras encuestas de diferentes comandos electorales, fueron los resultados que obtuvieron los candidatos del Partido Socialista, Wilson Díaz (6%) e igualmente de la UDI, Roberto Soto (3%) que llamaron la atención, porque estos dos fueron demasiado bajos para no interpelar y sobretodo en total disconformidad con lo que indican las otras encuestas (privadas) que andan circulando.

Si bien podemos entender que los partidos políticos, hoy en día, estén en serias dificultades; que el candidato oficial de la ex “Concertación”, saliendo del municipio para hacer campaña, saque apenas dos puntos más que una candidata que muy poca gente conoce y que viene del mismo sector, María Inés Verdugo, es demasiado llamativo para no interrogarse sobre la fiabilidad del dato.

Lo mismo sucede con el candidato de la UDI. Bien que la derecha dura conozca hoy sus horas menos gloriosas, si gloriosas fueron un día, difícilmente un representante de ese sector pasaría bajo la barra de los 5%, y eso siendo razonable. Un candidato sin partido político, Fabián Ossandón, con una afinidad de centro derecha, con una tasa de conocimiento mediana, marcaría según esta misma encuesta casi tres veces más que el candidato de la UDI.

Así, postulando que el podium de las próximas elecciones municipales será ocupado por tres independientes (J. Velasquez, S. Videla, F. Ossandón), lo que nos sugiere el IPP no es una revolución en las urnas, es un verdadero cambio de paradigma electoral en nuestra ciudad.

Más allá de saber porque se buscaría, a través de un instituto que se reclama de investigación (IPP) y relacionado con una universidad tradicional (UCN), posicionar especialmente a dos figuras independientes (F. Ossandon y M.I. Verdugo); ya que el que llega en segundo lugar, Sebastian Videla (9%), ocupa esa posición en diversas otras encuestas; más allá de cuestionar la metodología aplicada o a lo menos su falta de transparencia en la misma ficha técnica de la encuesta del IPP, conviene acá preguntarse acerca del rol de las encuestas en periodos electorales, recordando por lo demás como estas mismas encuestas han sido discutida a nivel mundial y especialmente en nuestro país por las sospechas de manipulación que despiertan.

Pierre Bourdieu, referente francés en materia de sociología, hombre más bien a la izquierda en el espectro político, indicaba que las encuestas dejan suponer que cualquiera persona puede tener una opinión; es decir que la producción de una opinión estaría al alcance de todas y todos. Arriesgando socavar un sentimiento ingenuamente democrático, Bourdieu discute absolutamente este postulado, como también señalaba que no todas las opiniones tendrían el mismo peso. Hay persona que, a veces, saben de lo que hablan.

El sociólogo siempre ha sostenido que la opinión pública no existía, para nada, no por lo menos de la forma que le prestan aquellos que tienen interés en afirmar su existencia. En primer lugar, el intelectual indicaba que siempre habían opiniones formadas, congregadas, otorgadas por grupos de presión movilizados en torno a un sistema de intereses explícitos. Por ejemplo, durante años, se ha promovido en Chile la idea que el sistema de licitaciones públicas era el mejor y más transparente. Hoy, esa idea no conoce el mismo éxito. Para Bourdieu, las encuestas siempre van a responder a un o varios intereses.

Por otro lado, el sociólogo destacaba que, a través de las encuestas, se les pide a las personas de pronunciarse sobre disposiciones propuestas por el mismo encuestador y que, por definición, eso no constituye en ningún momento una “opinión”, si entendemos por “opinión” algo que se puede formular en un discurso con cierta pretensión de coherencia y que emana naturalmente de una persona.

Así podríamos interrogarnos; ¿cuál es el verdadero “valor” de las preguntas planteadas por el encuestador? ¿Estas no se inscribirían en realidad en un relato, y por ende, en una lógica que quiere implementar el mismo que realiza la encuesta?

En efecto, para el autor francés, el segundo postulado que inducen las encuestas se concreta a través del simple hecho de hacer las mismas preguntas a todos. A través de esa modalidad, se estaría implícitamente estableciendo el supuesto de que hay un consenso “popular” sobre los problemas, es decir, que existiría un especie de acuerdo social sobre los temas prioritarios que merecen ser preguntados. Razonablemente, podemos decir que eso es una ilusión.

El tercer postulado que plantearían las encuestas de opinión es que nos dejan suponer que todas las opiniones son iguales. Según el sociólogo, se puede fácilmente demostrar que esto no es el caso e indicaba de hecho que combinar opiniones que no tienen la misma fuerza real conduce a la producción de artefactos sin ningún sentido o entonces con uno bien definido y preciso. Bourdieu concluía que estos tres postulados, que acabamos de detallar, implicaban per se toda una serie de distorsiones, y estas se podían observar incluso cuando se cumplían todas las condiciones de rigor metodológico en la recolección y análisis de los datos. Imagínese entonces un segundo, la amplitud de las distorsiones en caso que exista un relativo laxismo en cuanto a metodológia o desde un cierto sesgo de esta misma.

En una de sus tantas otras reflexiones, Pierre Bourdieu escribía que prefería, en su edad adulta, deshacerse de los falsos encantamientos para poder así maravillarse frente a los verdaderos milagros. Homero hablaba él, en su obra monumental y poema épico “La Odisea”, de los famosos cantos de las sirenas a los cuales quizo enfrentarse voluntariamente su héroe Ulises, esas mismas voces que hacían irse a pique a las diferentes tripulaciones que se dejaban llevar por aquellas.

Se debe tener mucho cuidado con las encuestas, sobretodo si provienen de llamados centros de estudios dirigidos; como es el caso del IPP y otros varios; por ex políticos que se reciclaron en el mundo académico. Si en la mitología griega, muchas veces, nadie puede escaparse de su propio destino; en la realidad antofagastina de 2021, eso se traduciría por el hecho, que en definitiva, la esencia de algunos nunca cambiara totalmente.

Últimas noticias

Prohiben funcionamiento a residencial en Antofagasta tras graves falencias sanitarias

Tras diversas denuncias recibidas en la Gobernación de Antofagasta, por parte de vecinos, una residencial ubicada en 14 de...

Más artículos como este