20.6 C
Antofagasta
sábado, abril 17, 2021

Gobernador regional: El riesgo de la irrelevancia electoral

"Ricardo Díaz y Marco Antonio Díaz comparten el mismo desafío político, afianzar la relación con sus bases pues en una segunda vuelta el principal caudal de votos será de militantes", Jorge Ortiz, periodista.

Debe leer

Timeline Antofagastahttps://timeline.cl
Las Noticias de Antofagasta que te interesan. Timeline.cl es la Comunidad Informativa donde encontrarás noticias sobre actualidad, minería, política, actualidad, opinión, turismo y contenidos regionales.

Antes de octubre del 2019, el debate público de cara al próximo proceso eleccionario hubiera estado centrado en la histórica votación de Gobernador Regional, la primera de su tipo y sin duda un avance en el proceso de descentralización. Sin embargo, hoy ese proceso está lejos de llenar titulares o ser materia de conversación de sobremesa.

Motivos para lo anterior son varios: La elección de constituyentes le quitó el factor de “histórico”, el desconocimiento de la ciudadanía respecto al nuevo cargo, y un alto grado de desidia con la clase política.

Sin embargo, existe otro factor que podría convertirse en un camino cuesta arriba en la elección de gobernador regional, y es el hecho que esta es la única elección de todas las que se disputarán en abril (alcaldes, concejales, constituyentes) que podría terminar en una segunda vuelta.

Lo anterior porque recordemos que nuestros legisladores establecieron que para este nuevo cargo regiría un sistema electoral nunca antes aplicado en Chile. Uno que plantea que si ninguno de los candidatos a gobernador regional alcanza el 40% de los votos, deberá haber una segunda vuelta con las dos primeras mayorías.

Aterricemos esto al escenario a nivel regional. En total son cinco los candidatos para este cargo: Ricardo Díaz (Unidad Constituyente), Marco Antonio Díaz (Chile Vamos), Paula Orellana (Frente Amplio), Lester Calderón (PTR) y Claudio Lagos (Regionalistas Verdes).

Todos ellos figuras que uno debiera destacar ya por el solo hecho de asumir un desafío en los tiempos actuales donde -principalmente tras el estallido social- saltar a la cancha de las decisiones enfrenta una carga de negatividad muy alta por parte de la comunidad.

Hasta ahora las encuestas que circulan en los partidos políticos locales apuntan a que son dos los candidatos con mayores opciones de ganar esta elección: Ricardo Díaz (Unidad Constituyente) y Marco Antonio Díaz (Chile Vamos). Ambos representantes de los dos principales bloques políticos del país, y quienes también comparten el mismo desafío político: Afianzar la relación con sus bases pues en una segunda vuelta el principal caudal de votos será de militantes.

En el caso de Marco Antonio Díaz, no goza de una larga historia política en Renovación Nacional (RN) pues firmó como militante poco antes de asumir el cargo de Intendente de Antofagasta. Además, hoy su relación con su principal figura, la diputada Paulina Núñez, es distante.

Por otro lado, si bien su cercanía con el gremialismo lo acerca a una figura de consenso del bloque, el riesgo de no manejar bien ese equilibrio puede terminar por ahuyentar a los militantes de RN y al resto de los otros partidos del oficialismo, quedando a merced exclusivamente de los militantes de la UDI, electorado que por sí solo no será suficiente para ganar en segunda vuelta.

El desafío para Ricardo Díaz (IND) también va por encantar al votante interno, pues el ex frente amplista fue muy crítico de la entonces Nueva Mayoría, bloque que hoy lo respalda para esta elección. Eso sí, la primera prueba fue la primaria de Unidad Constituyente y la sorteó con éxito pues sacó 2.159 votos; mientras que en la primaria de Chile Vamos, Marco Antonio Díaz se alzó ganador de su bloque pero con 831 votos menos que el ex vocero de Este Polvo te Mata.

Pero el desafío de Ricardo Díaz es doble, pues en una eventual segunda vuelta, deberá intentar captar los votos de Revolución Democrática (RD), su ex tienda política representada en esta competencia por Paula Orellana. Lo anterior recordando que la salida de Díaz fue bastante polémica y con fuertes criticas a la conducción de la diputada Catalina Pérez, actual presidenta de RD.

Quien sea el ganador, independiente de sus desafíos políticos internos, debe canalizar los esfuerzos en triunfar en abril con el 40% de los votos o más para aprovechar la participación en las urnas de quienes llegarán a votar también por constituyentes, alcaldes y concejales.

En caso contrario, una segunda vuelta en solitario traerá consigo una baja participación que terminará siendo un misil a la línea de flotación para los anhelos de la región detrás de este importante y nuevo cargo.

Como se dice en política, al nuevo Gobernador Regional lo medirán por si le contestan o no el teléfono en el gobierno central para plantear los problemas de la región, y en el caso de ganar con una baja votación, dichos reclamos descentralizadores pueden terminar solo en una contestadora automática de La Moneda.

Últimas noticias

Prohiben funcionamiento a residencial en Antofagasta tras graves falencias sanitarias

Tras diversas denuncias recibidas en la Gobernación de Antofagasta, por parte de vecinos, una residencial ubicada en 14 de...

Más artículos como este