17 C
Antofagasta
viernes, abril 16, 2021

Marcelino Carvajal, candidato a la alcaldía de Mejillones: “Las personas acuden a mí porque no tienen respuestas en el municipio”

Tras perder la elección del 2016, vuelve a presentarse como candidato a alcalde en Mejillones y lo hace con críticas al actual edil: "Si Sergio Vega lo hubiese hecho bien, lo habría aplaudido, pero le ha ido mal, el descontento de la población es gigante y los que más me lo dicen, son quienes votaron por él", dijo Carvajal en entrevista con Timeline.cl.

Debe leer

Jonathan Mondacahttp://www.timeline.cl
Periodista y Licenciado en Comunicaciones, Universidad Católica del Norte (UCN)

Marcelino Carvajal durante 24 años fue alcalde de Mejillones y en la última elección, tuvo que dejar la casa consistorial al perder el cargo por 139 votos. En las más de dos décadas que estuvo al mando de la comuna portuaria, ésta logró un desarrollo industrial que generó críticas y elogios a partes iguales. Y aunque anunció la creación de un banco de proveedores locales para generar trabajo, Carvajal aseguró el turismo será la nueva dirección que impulsará en su retorno al municipio.

En 1992, fue el primer alcalde electo tras el retorno de la democracia, ganando los comicios hasta el año 2016, cuando fue reemplazado por el edil Sergio Vega. Carvajal es crítico con la gestión del actual jefe comunal, a quien le reprocha el manejo de la pandemia y la pérdida de ritmo que tuvo la comuna en su periodo. Aunque está en trámites para revertir su situación, por el momento Vega está fuera de carrera y solo dos nombres disputan la alcaldía. Por ello, Marcelino Carvajal cree que “sería una tremenda desilusión (perder los comicios) porque nunca he dejado de apoyar a la gente, con nuestra fundación le hicimos gran parte del trabajo a la municipalidad”.

  • En este tiempo fuera del municipio, ¿qué cambios observa en Mejillones?

En 24 años en el municipio y con el ritmo de trabajo que le dimos, no tuve la oportunidad de tener una visión desde el exterior, desde la comunidad. Las comparaciones son odiosas, pero cuando tienes una ciudad que crece, que tiene desarrollo, con todos los defectos que se puedan señalar, las personas dicen que algo le pasó a Mejillones, que tuvo un decaimiento. El municipio es el paño de lágrimas de la sociedad, es la primera puerta que la gente golpea. Ahora que estaba al otro lado de la vereda, vi que cambió bruscamente el estilo del gobierno municipal, muchas veces condenado por quienes decían que era demasiado asistencialista, pero cuando un vecino tiene necesidad, uno se desespera por ayudarlo. La comuna decayó en muchos aspectos y por eso me replanteé postular.

  • Según su visión, ¿en qué está flaqueando la comuna?

El mal manejo de la pandemia. La comuna tiene dos accesos, diariamente ingresan unos 1.500 camiones y cinco mil personas a trabajar. Con tantos recursos que han llegado, habría aplicado decretos de emergencia y capacitado a un equipo para reforzar el hospital de Mejillones, como lo vi en Caldera y otros sectores. Cuando van a ingresar por el sur, pero están controlando, toman el acceso norte, y cuando fiscalizan por el cementerio, toman la costanera. No hubo controles estrictos y dedicados, lo que fue una enorme complicación para la ciudad. En lo social, debieron preocuparse de los problemas, el asistente social que tuvo la comuna fue el administrador municipal, y ese no es su trabajo. Si el alcalde no confía en nadie, entonces para qué hay tantos departamentos y contrataron gente si no cumplen su rol. La pandemia no se termina ahora, seguirá y se necesita preocupación, porque no podemos permitir que mueran tantas personas en una comuna tan pequeña.

  • Teniendo en cuenta su trayectoria política, y que el actual alcalde por el momento sigue fuera de la carrera municipal, ¿sería un fracaso perder la elección?

(El 2016) perdí por 139 votos. Sería una desilusión grande, porque estos cuatro años he trabajado, he dado la cara y hemos ayudado con nuestra fundación en lo económico y lo social. Todo esto con recursos míos, de mi señora y de dos o tres colaboradores, nadie más, haciendo lo mismo que cuando estábamos en el municipio, ayudar. A algunos les molesta que uno golpee la mesa con propiedad, pero yo lo hice con las empresas. Hoy vemos cesantía, las compañías no tienen considerado un banco de proveedores locales.

Sería una tremenda desilusión porque nunca he dejado de apoyar a la gente, con nuestra fundación le hicimos gran parte del trabajo a la municipalidad. Si las personas no quieren (que sea alcalde), significa que me utilizaron porque me necesitaban, pero no creo que sea así. En las buenas y en las malas siempre estoy, las personas acuden a mí porque no tienen respuestas en el municipio.

Luego de cuatro años fuera de esto, sigo con pasión. La gente me dice que me dieron vacaciones para que volviera con más ganas, que con la nueva ley no habría podido postular nuevamente. Me apena que mi pueblo bajara enormemente su ritmo, que se sumara la pandemia al estallido social, pero esto ocurrió en poco más de un año, sin embargo llevamos cuatro años en decadencia. Si Sergio Vega lo hubiese hecho bien, lo habría aplaudido, pero le ha ido mal, el descontento de la población es gigante y los que más me lo dicen, son quienes votaron por él.

  • ¿Qué dirección dará al municipio, seguirá profundizando el desarrollo industrial de Mejillones, o buscará un nuevo polo?

El desarrollo industrial está consolidado, aunque estamos comprometidos a hablar con los empresarios para crear un banco de proveedores locales y así generar trabajo. La bahía de Mejillones tiene una biodiversidad impresionante, y lo más importante será concretar el Plan de Desarrollo Turístico (Pladetur), porque es una deuda que tenemos. Conversaremos con los pescadores, los empresarios turísticos, declarando la protección de la biodiversidad, además, no hemos sacado provecho del avistamiento de ballenas, de delfines y otras especies. Necesitamos una reconversión urgente para compatibilizar el desarrollo turístico e industrial, de manera armónica y sustentable en el tiempo.

Nunca me equivoqué cuando abrí las puertas al desarrollo industrial, porque hoy San Pedro de Atacama, las Torres del Paine y la Isla de Pascua viven momentos difíciles. Cuidado cuando las ciudades viven de una sola actividad, porque si ella muere, muere la ciudad. Si no hubiésemos tenido un puerto, donde llegó el 90% de los trabajadores del mar, habríamos continuado con la pesca artesanal y qué sería de Mejillones. En ninguna ciudad con diez mil habitantes, en menos de 20 años se invierten 17 mil millones de dólares y eso pasó acá producto de un trabajo sin grandes asesores. Hoy la mayoría de mis asesores son candidatos y compiten conmigo. Es decir, de buen profesor ojalá que salgan buenos alumnos, pero hasta el momento eso no ha pasado.

  • ¿Qué decisiones tomará respecto del gran campamento que surgió en la comuna en estos últimos años?

Las tomas son única responsabilidad de las gobernaciones, que no fueron capaces de hacerse cargo de este tema desde el inicio. Pero hoy es difícil sacar a 1.500 familias, y se produce una polarización, porque los vecinos que llevan años ven que no se paga agua, que instalan negocios. No podemos echarlos tampoco, hay que entender que llegaron como migrantes para insertarse y son parte del desarrollo de la comuna, pero que respeten las reglas del juego, así como cuando nosotros vamos a sus países. Han sacado a 40 o 50 personas de las tomas y les dieron departamentos, pero como tienen un estilo de vida más bullicioso, eso molesta a los vecinos que denuncian y luego arriendan el departamento y vuelven a la toma. Cuando las personas salen del campamento, eso debe desarmarse, porque vuelven o venden la casa que construyeron.

Los gobernadores de todas las administraciones no se meten en este tema porque es muy sensible, es impopular. Pero tomemos medidas concretas, los fiscalizamos o los orientamos, porque tampoco podemos desalojarlos a todos, el tema es cómo ordenamos esto.

  • ¿Qué rol tiene que asumir el municipio en temas de contaminación ambiental, que ahora representan una gran preocupación de la comunidad?

Tengo que ser honesto, por este tema me han criticado mucho por el desarrollo de Mejillones, pero el municipio siempre hizo denuncias. El problema es que la gente confunde los roles, los alcaldes y concejales planifican la ciudad, las calles o la ubicación de un barrio industrial. Sin embargo, no es facultad de ellos determinar qué industria se instala, en ese tiempo era facultad de la Corema, que era política, y la Conama, que era técnica consultiva.

Los inspectores miraban que se cumplieran con las normas, que eran internacionales, de material particulado suspendido en el aire por metro cúbico 130, norma francesa, porque no había chilena. Por eso estaban autorizados, no había mayor fiscalización, pero hoy no es igual, en materia ambiental tenemos un ministerio, policía, tribunales. El que contamina paga, porque contamos con normas y compromisos de las empresas, creo que vamos por buen camino y de lo contrario, haremos las denuncias correspondientes.

Últimas noticias

Explosión en planta Enaex: Intendente indica que no habría personas fallecidas en Calama

Siendo las 17:45 el Intendente de la Región de Antofagasta se contactó vía telefónica con TVN, oportunidad en que...

Más artículos como este