18 C
Antofagasta
jueves, mayo 6, 2021

Toque de quiebra: Restaurantes levantan gremio en Antofagasta y critican el horario de cierre para sus locales

Empresarios aseguran que la medida es discriminatoria, ya que el resto del comercio sigue funcionando hasta las 22 horas. Ayer realizaron una marcha para exponer la crítica situación del sector, como aquellos locales que no tienen terraza, y que por lo tanto no abren sus puertas desde marzo del 2020.

Debe leer

Jonathan Mondaca
Jonathan Mondacahttp://www.timeline.cl
Periodista y Licenciado en Comunicaciones, Universidad Católica del Norte (UCN)

A un año de que la pandemia los obligara a cerrar durante seis meses, periodo en el que acumularon deudas y créditos, cerca de 50 restaurantes y bares de Antofagasta levantaron un gremio gastronómico y, calificaron como “toque de quiebra”, la medida que dispuso el cierre de sus locales a partir de las 20 horas.

Los dueños de los restaurantes y bares decidieron concretar las conversaciones que arrastraban para conformar el gremio, luego que el gobierno redujera el horario de actividad para este sector del comercio. Ricardo Zapata, dueño del restaurante Koh, ubicado en las terrazas del Mall de Antofagasta, explicó que esta última restricción fue la gota que rebalsó el vaso. Y recordó que la actividad gastronómica ya había sido afectada a fines del 2019 con el estallido social y, que cuando aún no lograban recuperarse, tuvieron congelar su trabajo por la pandemia.

“La medida de cerrar dos horas antes es discriminatoria. El resto de los rubros funcionan hasta el toque de queda, que es a las 22 horas, pero para nosotros es un toque de quiebra. Para muchos locales, el principal flujo está en la cena, algo que ya no existe”, expuso el empresario. Ayer en la tarde, los asociados del nuevo gremio realizaron una marcha pacífica en la costanera, desde Puerto Caliche hasta el Balneario Municipal y varios locales instalaron banderas negras en señal de reclamo.

Zapata sostuvo que el panorama es delicado al revisar la situación de cada restaurante, ya que tienen que pagar por locales que no son utilizados, lo que representan ahora una pesada mochila financiera.

“En esta madeja comenzaron a salir más problemas, con decisiones que ha tomado el gobierno. Cuando cambiaron la ley del pago de imposiciones en caso de catástrofe, las empresas pagaban el 50% de ellas. Hoy nosotros pagamos el 100% y si no tienes ventas, como los meses de cuarentena que tuvimos, luego un funcionamiento intermitente, y la reducción del horario, termina siendo golpe tras golpe”, dijo el empresario. Y a esto agrega que, una vez que la ciudad pasó a Fase 2, tuvieron que realizar una serie de inversiones para cumplir las normas sanitarias, ya que están entre el sector más fiscalizado.

“Queremos que se evalúe la medida de cierre a las 20 horas. Nunca se ha determinado si efectivamente el foco de contagios está en los restaurantes. Por ejemplo, lugares como el Metro de Santiago, con un flujo de personas sin toma de temperatura, sin alcohol gel, sin distanciamiento social y ni siquiera hay asientos bloqueados en los vagones. Cuando vemos esas comparaciones, que tratamos de no hacerlas porque invertimos en los protocolos, la balanza no está equilibrada. Si esto será así, miremos a largo y que también existan diferencias legales, con los temas impositivos o las patentes que nunca usamos el año pasado”, manifestó Ricardo Zapata.

“No todos tienen terrazas para abrir”

Pablo Godoy, dueño del restaurante Amares, indicó que durante todo este periodo los han llamado a mantener a sus trabajadores, algo que han realizado a costa de préstamos en los bancos. “El problema es que ahora hay que pagar y no todos están generando ingresos, como los restaurantes que no pueden abrir porque no tienen terrazas, como Amares, que hasta hoy no puede funcionar”, señaló.

Sobre la modalidad de reparto (delivery), Godoy enfatizó que ésta ha sido de gran utilidad para locales de sushi, pizza o sándwich. Pero en el caso de los restaurantes, donde trabaja un mínimo de 15 o 20 personas, pasar a delivery significa que solo requieren a tres de ellas en la cocina, lo que tampoco sirve para cubrir todos los costos, como las patentes y arriendo, que tienen un valor más elevado.

“La ayuda del gobierno para nuestro rubro no ha sido la que esperamos. Cuando tomamos los Fogape, era apretar un botón y teníamos el crédito, pero ahora para aplazarlo nos piden cien papeles. Algunos restaurantes no tienen ingresos y en otros casos, es 70% menos de lo que tenían antes. Como gremio formalizado, queremos sentarnos a conversar a nivel de región con la realidad que tenemos hoy, después de un año de pandemia”, puntualizó Godoy.

El empresario recalcó que el horario de las 22 horas era razonable y no incomodaba ni a trabajadores ni a la comunidad, pero que lamentablemente esas decisiones se toman en Santiago sin considerar la situación de cada región.

Últimas noticias

Reporte diario: 144 nuevos casos 5 nuevos fallecidos en la Región de Antofagasta

En un nuevo informe entregado por la autoridades del Minsal respecto al coronavirus, se dio cuenta de 144 nuevos...

Más artículos como este