15 C
Antofagasta
sábado, mayo 8, 2021

Gremios médico y de enfermeros de Antofagasta: “Los efectos de la cuarentena cada vez son menores”

A poco más de dos semanas del inicio de la cuarentena, las cifras de contagios no registran variaciones importantes y la ocupación de camas críticas sigue superando el 90%. Dirigentes apuntan al cansancio de la población frente a las restricciones tras un año de pandemia y a la necesidad de salir a trabajar para generar recursos.

Debe leer

Jonathan Mondaca
Jonathan Mondacahttp://www.timeline.cl
Periodista y Licenciado en Comunicaciones, Universidad Católica del Norte (UCN)

A dos semanas del inicio de la cuarentena en Antofagasta, la cifra de contagios diarios no presentan variaciones importantes, con un número que bordea los cien casos en cada jornada y con una ocupación de camas críticas que incluso ha llegado al 99%. Para el Colegio Médico en la región y la Asociación de Enfermeros y Enfermeras del Hospital Regional, el efecto de la cuarentena cada vez es menor, lo que podría explicarse por el agotamiento de la comunidad frente a las restricciones y la necesidad de salir trabajar para generar recursos.

El primer lunes del confinamiento que comenzó el 25 de marzo, en la región hubo 202 casos y en la comuna, fueron 128. El lunes 5 de abril la ciudad registró 110 contagios y a comienzos de esta semana, el número fue de 89, aunque en todo este periodo incluso se cuentan días con más de 140 infectados solo en la capital regional.

Michel Marín, vicepresidente del Colegio Médico de Antofagasta (Colmed), explicó que la cuarentena lo que busca es disminuir los contagios agudos, cuando hay un colapso o se intenta evitar ese escenario. “Pero cada vez los efectos son menores, la primera funcionó, pero ya no tenemos el mismo impacto que en el inicio de la pandemia. Obviamente bajan las cifras porque hay restricciones, pero no de una manera sustancial como uno esperaría en un confinamiento”, dijo el cirujano.

Para el especialista, a estas alturas se necesita encontrar otras fórmulas de un carácter más definitivo, ya que tendremos que vivir al menos unos años con altas cifras de contagios. “Para eso hay que conversar y no imponer, lo prohibitivo siempre trae problemas, educar es el mejor camino. La comunicación de riesgo no es efectiva, con información rara, como los elementos esenciales, puedes ir al supermercado a comprar, sin tomar lo que está en la góndola de al lado. Pero la movilidad ya está, la persona salió de su casa”, puntualizó.

Un dato no menor, sostuvo Marín, es el de la Dirección de Estadística e Información de Salud, que detalló que Antofagasta es la zona que posee la tasa de mortalidad ajustada más alta de Chile.

Las cifras de positividad

Un aspecto que llama la atención en los reportes diarios de la emergencia sanitaria es la positividad. El cirujano explicó que este concepto aplica al número de personas positivas versus la cantidad de exámenes realizados y ayer, la positividad fue de un 10%. Y dijo que ese es un problema, porque Antofagasta tiene días en que el número de exámenes es muy diferente, con jornadas en las que se toman entre mil y poco más de dos mil PCR, mientras que en otras, se practican más de cinco mil.

“Cuando se toman esos más de mil exámenes, por lo general son en pacientes que tenían síntomas y la mayoría de los casos serán positivos. Cuando registramos más de cinco mil PCR, es cuando se suman unas tres mil personas asintomáticas que pertenecen a actividades productivas como la minería o el sector energético. Por eso tenemos tanta variación en la positividad, más o menos entre un tres y un 10%”, expuso.

El dirigente manifestó que, si se cuenta con una capacidad instalada para realizar más de cinco mil exámenes diarios, sería necesario invertir, comprar servicios en el laboratorio externo que toma las tres mil PCR extra, para que la cifra sea pareja en el tiempo y así desarrollar un análisis mejor de la positividad.  “Si hay capacidad para hace un mayor testeo, hagámoslo”, enfatizó.

Marín sostuvo que la ciudad atraviesa una meseta de casos, por lo que ahora debería ocurrir un descenso de ellos, lo que podría ocurrir tal vez, la próxima semana, si es que las medidas se aplicaron y siguieron de forma correcta.

El vicepresidente del Colmed informó que se reunieron con los parlamentarios de la región, para manifestarles propuestas que ya han difundido, como un mayor control de la movilidad en la zona, para que descienda la diseminación viral. El médico aseguró que si baja la carga viral de Antofagasta, la única forma de que aumente es que alguien de afuera traiga el virus. Y es ahí cuando inciden quienes vienen de afuera a trabajar en rubros como el de la minería, energía u otros. Como estas actividades no pueden detenerse, piden más control y que las empresas aporten los medios de protección a sus trabajadores no solo para la faena, también para el traslado.

Por ejemplo, que en el avión, donde van los pasajeros hombro con hombro y sin posibilidad de distanciamiento, no usen mascarilla de género, que sea mínimo una quirúrgica o una N95 y tal vez utilizar escudo facial durante todo el viaje. Y analizar la posibilidad de turnos 10×10 o 14×14, ya que los 4×3 implican una movilidad más intensa.

“Las medidas que proponemos no son para siempre, sino para bajar la meseta en la que estamos y salir de esta situación y convivir con los casos medianamente controlados. Los parlamentarios apoyaron las propuestas, por lo que hay un apoyo transversal. Tengo que ser sincero, Paulina Núñez y José Miguel Castro no han participado en ninguna de las dos reuniones que tuvimos, imagino que no han podido asistir por sus agendas”, concluyó Michel Marín.

Tendencias peligrosas

El presidente de la Asociación de Enfermeros y Enfermeras del Hospital Regional, José Carrera, señaló que la situación es preocupante por la ocupación de camas, que el martes llegó al 99%. “Estamos en una carrera contra el tiempo frente a los casos. A medida que se mantengan las cifras que vemos, no habrá capacidad para dar respuesta a quienes requieren hospitalización. A pesar de que hay más camas críticas en la red, tenemos menos disponibilidad, había 3.990, luego 4.100 y la idea es llegar a 4.500, y aún así la disponibilidad es menor siendo que hay más unidades habilitadas”, mencionó.

Y advirtió que una tendencia en esta segunda ola es que los pacientes al tercer o cuarto día de cuarentena en sus casas o residencias sanitarias, requieren manejo del Samu, luego pasan a Urgencia y ahí deciden la intubación porque no hay más alternativa. Los enfermos llegan directo a la cama crítica y son jóvenes sanos. Hace unos días recibieron una paciente de 27 años, ya no llegan los adultos mayores con múltiples patologías.

“A nivel de comuna estamos siempre bordeando los cien casos, y eso es un indicio de que las cuarentenas ya no están siendo efectivas. A más de un año de pandemia, hay cansancio en la comunidad y las ayudas sociales del gobierno para que la gente no tenga que salir, no están ocurriendo. Lamentablemente, hay quienes tienen la necesidad de salir porque viven del día y eso lleva a que parte de la movilidad no disminuya”, indicó Carrera.

Con este preocupante panorama, junto a otros gremios del Hospital Regional, Fentess y Fenpruss, se reunieron con la Intendencia y la dirección del servicio, planteando una reducción de la movilidad, aumento de la fiscalización, cordones sanitarios, un mayor aporte de los privados y una campaña comunicacional de choque. Este último punto, es porque creen que se centra todo en el manejo hospitalario, y no en el trabajo comunitario de testeo, trazabilidad, aislamiento y la búsqueda activa de casos.

“Hay que trabajar territorialmente, con los cuadrantes donde están los casos activos diarios y ahí enfocar los esfuerzos. Tener un control militar en la subida a Roca Roja no genera mayor impacto porque en el lado sur no hay una gran cantidad de casos. Pero en el extremo norte, con las determinantes sociales, se encuentra el grueso de los casos, es en esos puntos donde se requiere un mayor trabajo”, sostuvo el dirigente.

Posible modificación

Otro aspecto que encendió las alarmas entre el gremio es una propuesta de modificación del ratio para las camas críticas, pasando de una enfermera por cada tres paciente, a un profesional por cada cuatro, para lograr la apertura de más camas. Esto lo ven como un riesgo en la calidad de la atención, ya que existen estudios que indican un aumento de la mortalidad de 3,5 veces con esta clase de modificaciones.

“Queremos poner esto en conocimiento de la población, no es un capricho porque no queremos asumir más carga laboral, porque ya lo hemos realizado con hasta cinco pacientes ante la falta de personal. Pero si esto lo llevamos a una normalidad, el riesgo es terrible”, puntualizó el dirigente.

Últimas noticias

Antofagasta: 7 lesionados deja accidente vehicular en Avenida Iquique

Durante las horas de esta tarde, llegó un llamado al centro de Bomberos de Antofagasta para asistir un accidente...

Más artículos como este