14.6 C
Antofagasta
viernes, junio 25, 2021

Edgar Blanco, subsecretario de Minería: “El proyecto (de royalty) se basa en una iniciativa que no es constitucional”

El subsecretario y exintendente de Antofagasta indicó que es necesario sentarse a revisar las cifras y determinar cuánto se está tributando, “porque no existe ni siquiera esa claridad por parte de los parlamentarios que están proponiendo esta reforma”.

Debe leer

Jonathan Mondaca
Jonathan Mondacahttp://www.timeline.cl
Periodista y Licenciado en Comunicaciones, Universidad Católica del Norte (UCN)

El proyecto de royalty minero, que la semana pasada despachó la Cámara de Diputados, se basa en una iniciativa que no es constitucional y “toda conversación sobre el tema tiene que hacerse con cifras serias sobre la mesa”, aseguró el subsecretario de Minería, Edgar Blanco.

El exintendente de Antofagasta sostuvo que, por el momento, participan de la discusión que ahora pasa al Senado porque quieren ser parte de lo que ocurre en la industria más grande del país. Sin embargo, fue claro en manifestar que es el Presidente quien tiene la potestad de realizar modificaciones de impacto tributario y que el proyecto, tal como está, pondría en jaque millonarias inversiones mineras programadas para los próximos años. La iniciativa contempla un impuesto adicional y progresivo para las compañías extractoras de cobre y litio, con el fin de lograr una mayor recaudación fiscal.

Blanco señaló que el impuesto a la actividad minera que tiene un escalonamiento para capturar mayores tributaciones en precios altos, no ha actuado en escenarios de altos precios como el que habrá este 2021, por lo que se requiere esperar que ese instrumento trabaje y después, pensar cuál es la mejor forma de lograr un margen superior de lo que se obtiene hoy. Por ello, dijo, es necesario sentarse a revisar las cifras y determinar cuánto se está tributando, “porque no existe ni siquiera esa claridad por parte de los parlamentarios que están proponiendo esta reforma”.

¿Cuál es su postura frente al proyecto de Royalty Minero que despachó la Cámara de Diputados?

  • Estamos vigilantes, primero entendiendo que el proyecto se basa en una iniciativa que no es constitucional, ya que es el Presidente quien tiene la potestad de realizar modificaciones de impacto tributario. Sin embargo, también hemos dicho que existe apertura, ya que hoy lo principal es ayudar a la economía del país y de las regiones mineras para recuperarse de dos años que han sido complejos. Toda conversación o discusión sobre el tema tiene que hacerse con cifras serias sobre la mesa, altura de miras y con la seriedad que requiere la industria más importante del país. Esto significa mirar a largo plazo lo que va a pasar con la actividad minera, porque hablamos de millones de dólares de recaudación, pero también debemos hablar de yacimientos más antiguos, del impacto real en la sociedad, cuánto aporta y qué estamos poniendo en riesgo, sobre todo cuando se habla de un proyecto de ley que prácticamente deja la tributación en más de un 80%.
    Eso dejará en jaque un montón de inversiones que vienen y detrás de ellas familias y más de 250 mil personas que trabajan directamente de la minería y, si cada una de esas personas es un jefe de hogar, tenemos cerca de un millón de personas que están relacionadas con la actividad y que pueden ver mermados sus empleos si es que seguimos avanzando en reformas que no son analizadas con seriedad. Eso es lo que expuso el ministro Jobet en la Cámara, sentarse, tener la tranquilidad de analizar los datos, ver cuánto es lo que se está tributando hoy, porque no existe ni siquiera esa claridad por parte de los parlamentarios que están proponiendo esta reforma y dejar que un instrumento que existe, actúe. El impuesto a la actividad minera que tiene un escalonamiento para capturar mayores tributaciones en precios altos, no ha actuado en escenarios de altos precios como el que vamos a tener durante el 2021, entonces debemos esperar a que ese instrumento trabaje y después de eso pensar cuál es la mejor forma de capturar un margen superior de lo que produce hoy la minería.

¿El gobierno acudirá al Tribunal Constitucional?

  • Siempre hay que tenerlo presente, porque al momento de tener una discusión, independiente de que el gobierno se esté abriendo a la posibilidad de conversar con esta información, es un proyecto de ley que recién está partiendo. Terminó un análisis en la Cámara, tiene que pasar al Senado y esperemos que ahí se pueda poner la pelota al piso, conversar bien y después de eso se verán otras acciones. Pero ahora estamos participando activamente en las comisiones, poniendo la información que tenemos desde el ministerio y de Cochilco y habrá que ver en situaciones posteriores si es que se recurre o no al Tribunal Constitucional, pero por el momento participamos en la discusión porque queremos ser parte de lo que está pasando en la industria más importante del país y sobre todo para Antofagasta es fundamental, ya que un porcentaje muy alto de los empleos están relacionados con la minería y se pondrían en jaque a futuro si la iniciativa avanza de la forma en que se está planteando.

¿Y lo ideal para el ministerio pasa por una reforma, modificaciones de otro tipo o ejecutar las herramientas que usted indica?

  • El escenario ideal para el país es aumentar su capacidad de producción minera. Hace 15 años estamos en un periodo de estancamiento de la producción y lo que debemos aumentar es la participación de Chile, porque el aumento que tienen los precios de los metales nos coloca en una posición de captar esa mayor demanda y no lo estamos haciendo. Aumentar la producción traerá más ingresos al fisco, más empleo y más tranquilidad.

Desde la Sonami manifestaron que el proyecto tendrá graves consecuencias para la economía y que implica no tener más minería en el país, ya que los impuestos serían “expropiatorios”.  ¿Concuerda con esa afirmación?

  • De todas maneras, puede poner en jaque inversiones a futuro. Tenemos un portafolio de 70 mil millones de dólares de inversión en minería para los próximos años que se verán analizados por parte de la industria antes de su ejecución, producto de una incertidumbre de la tributación. Es cosa de ver cómo hoy se está tranzando el precio del cobre, que subió 20 centavos en una jornada solamente porque no se sabe qué va a pasar con el mayor productor de cobre del mundo. ¿Tendrá un impacto en las inversiones? Sí. Aunque los proyectos mineros son de larga data, con inversiones gigantescas que están en ejecución y es poco probable que tenga impacto en el corto plazo, pero en el mediano plazo, absolutamente.

Si bien el impacto que plantea la Sonami se refiere a nivel nacional, ¿cómo cree que afectaría a una región como Antofagasta, donde prácticamente toda la actividad económica local depende de la minería?

  • Es cosa de remontarse a los años 90, cuando la inversión que se hizo para partir con Minera Escondida transformó a la región de Antofagasta. Ése es el impacto que tiene la actividad minera de esa magnitud, aumenta el desarrollo y mejora las oportunidades que podríamos perderlas si es que no somos lo suficientemente serios para pensar en una reforma. Antofagasta depende en gran medida de la minería, un porcentaje muy importante del Producto Interno Bruto de la región está relacionado con la actividad. Hay muchas empresas contratistas, de servicios, transportes, que podrían ver afectados sus ingresos producto de estas modificaciones.

¿Cree que este proyecto tiene un componente electoral?

  • Sí, hay un apuro en las tramitaciones buscando alguna ventaja en el escenario electoral, por eso el proyecto ha avanzado sin tener la profundidad necesaria en su análisis.

Para llegar a un proyecto de este tipo también es porque puede palparse la sensación de un acuerdo injusto entre la minería y los territorios en los que genera las externalidades negativas.  ¿Debiera la minería hacer un mea culpa? ¿Qué les pediría corregir?

  • Los últimos dos años hemos trabajado en la política nacional minera con mucha participación ciudadana para ver cuál es la imagen que el país tiene de la minería. Y hay una brecha que cubrir, mejorar las participaciones tempranas, tener una mejor relación entra la industria y las comunidades. También debemos percibir cuáles son los reales aportes que hace la minería a la comunidad, que es algo que no siempre se reconoce. Aquí hay de las dos cosas, pero ciertamente tenemos que mejorar la relación y eso es algo en que la industria está en deuda.

¿Mejorar esa relación depende del ministerio, de los privados o cómo podría concretarse de manera definitiva?

  • Los gobiernos regionales y comunales tienen un rol importante para realizar ese match entre la industria y la comunidad. De todas maneras, como ministerio podemos entregar lineamentos, pero es importante que la participación temprana y la relación sea más fluida, que no debamos pasar por el Ministerio de Minería para ello. Contamos con buenos ejemplos, ocurre más en la mediana que en la gran minería, donde los porcentajes de mano de obra local son mucho mayores y la relación con la comunidad es más directa. Esto hay que potenciarlo, pero no pasa por el gobierno central, tiene que ver con los gobiernos regionales, comunales y las empresas.

Que la calidad de vida de Calama no sea equivalente a la actividad productiva que alberga y que aporta tanto al PIB nacional, ¿es una deuda de la minería?

  • Calama debe gran parte de su desarrollo a la actividad minera, hablamos de construir una ciudad en la mitad del desierto, que sin duda depende de la minería. Tenemos una deuda con la comunidad de Calama, hemos avanzado en calidad de vida, en inversiones públicas y la temática ambiental, así que la principal localidad minera de Chile requiere de un esfuerzo especial y eso lo conversamos con Codelco que es uno de los actores principales en la ciudad, para un mayor desarrollo. La empresa estatal tiene planes de buen vecino, de formación de proveedores, de capacitación para los jóvenes que quieren trabajar en minería y propiciamos que los realice en todos los niveles.

Otro de los factores que se observa en la minería es que en los últimos aumentos en contratación de personal se ha visto con mayor fuerza en otras regiones, los trabajadores conmutados, mientras que en la región continúa un alto índice de cesantía ¿cómo puede explicarse esto a la comunidad?

  • Más que explicarlo, tenemos que trabajar para solucionarlo, la conmutación es una realidad y el sistema de turnos lo favorece en cierta medida. Tenemos que formar el capital humano necesario en la región para resolver las demandas de mano de obra que tenga la industria. Las empresas favorecen la contratación local, los programas están comprometidos, sin embargo, si no encuentran en la región la persona que necesitan, saldrán a buscarla. Hay que preguntar a las empresas qué es lo que van a contratar y nosotros buscar la capitación para que los jóvenes puedan acceder a esos puestos. Y eso estamos haciendo, con compromisos de formación de aprendices para mano de obra local y favorecer la contratación de mujeres. El desafío es de las dos partes, no solo exigir personal local, también formar el capital humano para responder a la demanda.

Y en ese sentido, ¿esperaría una gestión con mayor fuerza desde las universidades y planteles locales?

  • Es uno de los desafíos que tenemos, hacer esa conexión. Sentarnos a conversar y decir que durante los próximos seis meses voy a tener un proyecto importante de construcción así que voy a necesitar tales elementos. Nos falta completar eso para tener una ventaja para formar a la gente en regiones.

¿Está de acuerdo con aplicar algún otro tributo extra a las mineras independiente del proyecto de royalty que avanza en el Congreso? ¿Debiera una parte de esos tributos quedar en las comunas productoras?

  • Es necesario ver cómo funciona el sistema de impuestos que tenemos. Sí, me gustaría que parte de lo que genera la minería pudiese quedar directamente apoyando a las localidades donde se encuentran. Con la industria del litio existe en parte, pero tenemos que encontrar el equilibrio entre tributación, inversión y aumento de producción.

¿Cree que se podría avanzar a un estándar internacional donde se exija a las mineras lo mismo que se les pide en general en otras partes del mundo donde operan?

  • En la actividad minera tenemos estándares de clase mundial, tanto en comunidades como medio ambiente. Conversamos con realidades como la de Canadá, donde existe no solo el requerimiento sino también una métrica para evaluar cómo se cumplen los estándares. Eso tal vez podemos reforzarlo, pero las empresas son internacionales, tranzan en bolsas internacionales, por lo tanto los estándares los cumplen en todos los activos que tengan. Eso hay que desmitificarlo, nuestra industria minera es de clase mundial, con estándares internacionales, por algo podemos vender cobre en cualquier bolsa del mundo y eso significa que respetamos a los trabajadores, el medio ambiente y que todo el proceso se realiza de una manera correcta.

Últimas noticias

Región de Antofagasta: una de las comunas avanzó en el Plan Paso a Paso

Hace algunos instantes comenzó un nuevo reporte nacional del Ministerio de Salud, ocasión en que -como cada día lunes...

Más artículos como este

close-link